La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) reportó que ya cumplió a 95% con la entrega de medicamentos al gobierno de México.

“Desde el punto de vista del cumplimiento de las claves, por medicamentos o material de curación, y de casi todos los grupos terapéuticos importantes, inclusive de las claves oncológicas, estamos arriba de 95%, en promedio, del cumplimento de entrega en base al cronograma estipulado”, afirmó Giuseppe Mancinelli.

A través de videoconferencia de prensa, el director regional adjunto y representante de UNOPS México consideró “muy importante” aclarar cuál es “la información correcta”, porque ha escuchado “muchas críticas sobre desabasto”.

Hasta la fecha, precisó, se han entregado 270 millones de piezas, desde que inició el proceso de licitaciones para la compra de medicamentos para el gobierno mexicano.

“En diciembre está previsto entregar 60 millones de piezas. Con eso llegaríamos a finalizar el 2021 con 330 millones de piezas”.

El pasado día 12, El Economista informó que de acuerdo con el último informe de Adquisición Sectorial de Medicamentos e Insumos del gobierno federal, al 18 de octubre se habían adquirido 1,840 claves (medicamentos e insumos médicos) que equivalen a 550 millones 903,021 piezas, de las cuales sólo 29% habían sido entregadas; es decir, 157.8 millones.

“Se ha presentado retraso en la notificación y la comprobación de recepción por parte de los estados, impactando en el seguimiento y los procesos administrativos’’, citaba el documento referido.

Cuestionado durante la videoconferencia de prensa de UNOPS e Insabi sobre cómo garantizar que las entregas de medicamentos e insumos lleguen a tiempo a los estados, hospitales y a la llamada última milla, Alejandro Calderón, titular de la Unidad de Coordinación Nacional de Abastecimiento de Medicamentos y Equipo Médico del Insabi, explicó que el gobierno de México trabaja con los nueve operadores logísticos que entregan a los almacenes estatales y directamente con las instituciones a fin de acelerar el proceso de entrega.

rolando.ramos@eleconomista.mx