El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este miércoles que el tren México-Toluca incrementó dos veces más su valor y que la construcción del aeropuerto de Texcoco estaba controlada por un sindicato “influyente, vinculado a los funcionarios, al gobierno".

“En el caso de Texcoco había un sindicato que hacía los acarreos, tenía el control de las puertas donde estaban construyendo, cobraba dos o tres veces mas el costo de los materiales, pero no sólo eso, como devastaban el cerro para llenar el lago, también el sindicato compraba los cerros y vendía la piedra para el relleno del lago”, detalló López Obrador.

El Presidente afirmó que ese modo de operar por parte del sindicato se realizaba bajo la connivencia de los funcionarios de gobierno involucrados en esta obra. “Y como era muy influyente, vinculado a funcionarios, al gobierno, el dinero público se derrochaba a manos llenas. Eso ya no”, reafirmó el mandatario.

En el caso del tren de Toluca, “se estimaron que iba a terminarse con 30,000 millones de pesos y se han ejercido 65,000, y para construirlo faltan 20,000 millones, o sea va a costar 90,000”, puntualizó.

Añadió “pero entre otras cosas como había robadera, se destinó una gran cantidad a pago de indemnizaciones, se paraba la empresa seguía cobrando y había que pagar indemnizaciones en algunos casos dos o tres veces que se sepa. Pueden hacer todas las protestas, pero no vamos a permitir eso”.

López Obrador indicó que la aprobación de la Ley de Confianza Ciudadana podrá contribuir a que este tipo de acciones se eliminen y se proteja el recurso público.

Aseguró que con la Ley de Confianza Ciudadana no habrá inspecciones a comercios ni empresas, y sólo se llevará a cabo un sorteo para hacer verificaciones aleatorias.