Los grupos parlamentarios de Morena, PAN, PRI, MC, PVEM, PT, PES y PRD en la Cámara de Senadores gastaron durante la LXIV Legislatura, que concluyó el pasado 31 de agosto más de 1,400 millones de pesos de los cuales poco se sabe en qué fueron erogados.

Contrario a lo lógico, las subvenciones a los grupos parlamentarios no disminuyeron el año pasado durante los meses que los senadores no acudieron a la sede senatorial a trabajar de manera presencial y lo hicieron bajo la modalidad a distancia a fin de extremar precauciones y evitar contagios de la Covid-19.

De abril a noviembre del año pasado, cuando la mayoría de sesiones ordinarias del pleno cameral se realizó de manera virtual por la pandemia de coronavirus —lapso que abarca los trimestres segundo, tercero y cuarto—, los ocho grupos parlamentarios representados en la Cámara alta erogaron 408 millones 198,300 pesos.

Julen Rementería del Puerto, coordinador de la bancada senatorial del Partido Acción Nacional (PAN), negó a El Economista que haya opacidad sobre el monto asignado a su fracción parlamentaria.

Pero en respuesta a la solicitud de información con folio 0130000008421, de fecha 2 de febrero pasado, registrada en la Plataforma Nacional de Transparencia, por la que la persona interesada pidió por escrito “conocer el gasto que ha realizado la bancada del PAN de enero de 2020 hasta que se recibe la presente solicitud” y que se le enviaran “los contratos de cada compra que haya hecho”, la fracción parlamentaria panista negó la información correspondiente, que reservó por un año a partir del 17 de febrero del 2021.

El Comité de Transparencia del Senado confirmó la clasificación de información reservada de los documentos comprobatorios sobre el uso de los recursos provenientes de la partida 39903, tal como propuso el PAN porque está en curso, desde septiembre de 2020 un procedimiento de auditoría por parte de la Contraloría Interna de la Cámara alta.

A la pregunta “¿En qué gasta el grupo parlamentario del PAN los recursos?”, el panista respondió: “Hay lineamientos eh, y hay una oficina de la Contraloría que se encarga de revisar todo eso, que están incluso aprobados desde Mesa Directiva, incluso no de esta Legislatura, de anteriores, en donde se establece en qué y cómo (se gasta), y nosotros tenemos que cumplir con ello, como lo venimos haciendo”.

La Ley Orgánica del Congreso y el Reglamento del Senado establecen, agregó, “que se tiene que dar financiamiento (a los grupos parlamentarios) y se tiene que dar cabal cumplimiento a la comprobación, cosa que nosotros hacemos. Nosotros cumplimos con la parte que nos toca, en el grupo hay una asignación y hay una comprobación”.

Explicó que los recursos se asignan de manera proporcional, dependiendo de cuántos senadores tenga cada grupo parlamentario.

Miguel Ángel Mancera Espinosa, coordinador del grupo parlamentario del PRD, arguyó que en legislaturas anteriores los grupos parlamentarios gastaron más recursos del erario; hoy, recordó, los senadores están obligados a cumplir con la Ley Federal de Austeridad Republicana.

Explicó qnullue cada uno de los tres senadores perredistas, él incluido, “gasta en lo que corresponde a las diferentes gestiones. Desde lo que se requiere en Tabasco, en Michoacán, y aquí nos piden gestiones a cada rato a nosotros.

Con base en la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, los senadores deben rendir cuentas.

“Son sujetos obligados a transparentar y permitir el acceso a su información y proteger los datos personales que obren en su poder: cualquier autoridad, entidad, órgano y organismo de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, órganos autónomos, partidos políticos, fideicomisos y fondos públicos, así como cualquier persona física, moral o sindicato que reciba y ejerza recursos públicos o realice actos de autoridad en los ámbitos federal, de las entidades federativas y municipal’’, ordena la ley referida en su artículo 23.

rolando.ramos@eleconomista.mx