El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que el Seguro Popular será sustituido por un sistema de salud pública que garantice atención médica de calidad y medicamentos gratuitos, porque no se puede hablar de derechos humanos, dijo, si no se garantiza el derecho a la salud, a la vida.

En conferencia de prensa, señaló que ese cambio será de manera paulatina y aquellas personas que tienen este seguro van a seguir incorporados al programa hasta que entre en funciones el nuevo plan de salud, que hoy presentará en Mérida, Yucatán.

Destacó que en la última consulta sobre los programas prioritarios, el que obtuvo más votación fue el de mejorar los servicios de salud, incluso, estuvo por arriba del de la pensión a adultos mayores, que siempre era el programa mejor evaluado, el que tenían más aceptación en la población a nivel nacional. “Ahora por la situación en que están los servicios de salud, la gente está demandando que se mejoren”.

El presidente aseguró que se comenzará en ocho estados y cada seis meses se incorporarán ocho más, para que en este año sean 16 entidades, el año próximo otros 16 y en dos años se tenga un nuevo sistema de salud pública.

López Obrador refirió que uno de los problemas actuales es la fragmentación del sistema de salud en sus diversas instituciones, “ahora lo que queremos es integrar los sistemas de salud y comenzar dando atención especial a la población que no tiene seguridad social, a los que no son derechohabientes”.

Explicó que en esta situación se encuentra cerca de la mitad de la población, que no tiene seguridad social y coincide con que es la población más pobre.

Con ello, indicó, se pretende garantizar la atención de primer nivel en centros de salud, en unidades médicas del Seguro Social; de segundo nivel, es decir, hospitalaria, en clínicas de las secretarías de Salud de los gobiernos estatales.  Además, en las clínicas del ISSSTE y del IMSS se atenderán emergencias sin importar si son derechohabientes o no.

Reiteró que la idea es mejorar el sistema de salud, por lo que se dispone de un fondo de 90 mil millones de pesos para ese propósito; para los primeros ocho estados habrá una inversión adicional de cerca de 25 mil millones de pesos.

A la mitad del año próximo van a entrar ocho estados más a los cuales se les destinará una cantidad similar; "mientras estamos trabajando en el modelo en ocho estados del sureste se va a continuar dando el servicio como siempre en el resto del país”.

Mencionó que los recursos que reciben los primeros ocho estados se va a federalizar para integrar todo el sistema de salud. Para ello, dijo, se harán cambios en las leyes, se reformará el Artículo 4 de la Constitución, "porque urge invertir ya en el sistema de salud y con el convenio, es un acuerdo de las partes, no tenemos ningún problema legal para empezar ya con el plan”.

Asimismo, adelantó que también de manera paulatina se regularizará la situación de los trabajadores del sector salud que son eventuales y agregó que, “hemos planteado, es el compromiso, de no permitir la corrupción, cero corrupción, cero impunidad; uno de los problemas del sistema de salud es precisamente el de la corrupción”.

Tras asegurar que hay presupuesto suficiente para adquirir medicamentos, indicó que desaparecerá el cuadro básico, para que todos los medicamentos se puedan aportar a los enfermos, pues lo importante es que no les falten los fármacos.

Resaltó que el Seguro Popular no ha dado los resultados necesarios, por lo que será sustituido por un sistema de salud pública que garantice atención medica de calidad y medicamentos gratuitos, es un nuevo plan de salud pero esta situación se va ir a dando poco a poco”.

Todo lo que afecte a la salud se va a corregir, "lo tenemos que hacer escuchando a todos sin imposiciones”, para implementar estas nuevas acciones que llevarán el distintivo de la palabra “bienestar”, puntualizó el presidente de la República.

rrg