Las primeras elecciones que se registran en el actual gobierno lopezobradorista mostraron que Morena sigue fortalecido a nivel estatal, al arrebatar al PAN 30 años de historia en la gubernatura de Baja California, y 86 años del PRI y PAN en Puebla.

Sin embargo, los resultados electorales preliminares también mostraron al PAN como la segunda fuerza nacional, al quedarse con carro completo en el Congreso de Tamaulipas y con las capitales en Aguascalientes y Durango, donde además es gobierno a nivel estatal. En contraste, aunque obtuvo algunos ayuntamientos y diputaciones locales, el PRI se mostró sumamente debilitado en los estados y ayuntamientos que alguna vez gobernó: en Tamaulipas, Durango, Aguascalientes, Baja California, Puebla y Quintana Roo, donde el domingo se celebraron comicios.

La revelación de este proceso electoral fue la alianza que conformó el PVEM—otrora aliado del PRI y del PAN— con Morena en Baja California y Puebla.  En el primer estado, el PVEM le aportó a Morena —el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador— 2.19% de la votación, y en Puebla 8.40% del total de los sufragios emitidos.

En tanto, el PRD se colocó como el partido que prácticamente quedó desaparecido del mapa electoral en esas entidades, de no ser por la alianza que conformó con el PAN en Durango y Quintana Roo, y por lo cual obtendrá algunas diputaciones locales y cogobernará con Acción Nacional en 16 municipios duranguenses.

Un fenómeno sorpresivo ocurrió en la elección de Baja California, donde se renovó la gubernatura del estado, el Congreso y los cinco municipios. La alianza Morena, PVEM, PT y Transformemos ganó la gubernatura con Jaime Bonilla, y además obtuvo triunfo absoluto en los 17 distritos electorales para diputados locales, y los cinco ayuntamientos que conforman el estado: Ensenada, Mexicali, Tecate, Tijuana y Playas de Rosarito.

En la elección extraordinaria que se realizó en Puebla, debido a la caída del helicóptero en diciembre pasado en el que perdió la vida la gobernadora panista Martha Erika Alonso, estuvieron en disputa la gubernatura que ganó el morenista Miguel Barbosa, así como cinco ayuntamientos, de los cuales el PRI ganó en cuatro y Morena en uno.

La elección para diputados locales de Tamaulipas también destacó, debido a que de los 22 distritos electorales, el PAN ganó en 21, y Morena en Matamoros, que actualmente es gobernado por ese partido. Con estos resultados, el PAN amarró la mayoría en la próxima Legislatura del Congreso del Estado.

En Aguascalientes se renovaron 11 municipios. El PAN retuvo la capital, Aguascalientes, y Calvillo, Jesús María, Rincón de Romos y San José de Gracia. El PRI ganó en San Francisco de los Romo. El PRD en Pabellón de Arteaga. El PT en El Llano. El PVEM en Cosío y Tepezalá. Morena únicamente en el municipio de Asientos.

En Durango se renovaron 39 ayuntamientos, de los cuales 16 serán para la alianza PAN-PRD; 16 para el PRI; dos Morena; dos para el PAN; una para el PT; una para MC, y uno más para el partido local, Duranguense. En Durango, gobernado actualmente por el PAN, este partido retuvo la capital y Nazas. Morena ganó en Gómez Palacio y Otáez. El PRI triunfó en Lerdo,Ocampo, Tamazula, Tepehuanes, Pueblo Nuevo y Guanaceví, entre otros. La alianza PAN-PRD ganó en Canelas, Bolívar y San Dimas, entre otros.

En Quintana Roo se eligieron diputaciones. Morena, PT y PVEM ganó 11 distritos; la alianza PAN, PRD, PES, que actualmente gobierna en el estado, sólo ganó tres.