Alumnos de la UAM decidieron juntar firmas en la explanada del Palacio de Bellas Artes para interponer una demanda de amparo e intentar regresar a clases mediante este recurso legal.

“Este amparo va en contra de las autoridades de la UAM y contra del sindicato, ya que tenemos derecho a la educación”, señaló Leasly Campa, estudiante de doctorado de esta universidad.

Y es que ya suman 81 días de huelga en la Casa Abierta al Tiempo, los cuales se traducen en aulas cerradas sin profesores, sin alumnos y sin clases.

Es la huelga más larga en toda su historia; el conflicto es laboral y debido a la falta de acuerdo en el incremento salarial entre sindicato y autoridades este paro de labores no parece tener fin, ya que ninguna de las partes quiere ceder.

En caso de que se llegue a dar el fallo a favor de los estudiantes, explicó Leasly Campa, “se reanudarían las actividades sin que se violente el derecho a huelga”.

El amparo contra las autoridades de la escuela y del sindicato se  presentó este martes ante el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, con sede en la Ciudad de México.

La finalidad del amparo, bajo la figura jurídica de la “suspensión del acto reclamado”, medida cautelar que permitiría continuar las negociaciones entre ambas partes, pero que de manera paralela llevaría a cabo las clases y todas las actividades académicas y administrativas.

Respecto al número de estudiantes que firmaron, Leasly Campa señaló que  firmaron 211 personas.

Por su parte, el dirigente del SITUAM, Jorge Dorantes Silva, expuso que se analizaron los documentos que entregaron las autoridades y una vez más ratificó su postura económica.

En entrevista, calificó como un ultimátum la postura de la UAM de no querer modificar su postura, “por lo cual nos veríamos obligados a definir una estrategia a seguir en los próximos días”.