Las 38 modernas salas para juicios orales del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) aún no son estrenadas porque no ha llegado el primer caso que definirá el rumbo del nuevo sistema de justicia, puesto en marcha el pasado viernes por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, y el magistrado-presidente de ese órgano, Édgar Elías Azar.

En un recorrido por las salas, que tuvieron un costo de 200 millones de pesos, se percibe el olor a nuevo, pero permanecen sin el juez de proceso, abogados defensores, agentes del ministerio de la PGJDF o persona alguna ahora identificada como vinculada a proceso -que antes era mencionada como presunto responsable- pese a los 161 casos que han sido registrados desde entonces. Sólo en seis de ellos aplicó la mediación .

En una plática telefónica, el abogado de los capitalinos, Rodolfo Fernando Ríos Garza precisó y confirmo que hasta el momento no se ha aplicado ningún juicio oral en las salas del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, ya que hasta el momento se ha privilegiado la conciliación y compromiso de la reparación del daño en ilícitos no graves, por lo que no ha sido necesario que el juez de control participe; esto es hasta el cierre de esta de edición. Las salas tienen diseños que varían un poco para el desahogo oral que tendrán que implementar abogados defensores, integrantes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y jueces de control y sentencia.

Además, cuentan con butacas para testigos y público en general quienes tienen derecho a ingresar, respetando reglas y espacio de recinto e igual los medios de comunicación.

Unas presentan el escenario del juez de sentencia en el centro solo, y en los costados izquierdo y derecho el juez y Ministerio Público, mientras que en otras, la distribución es en una mesa al centro amplia donde estarán presentes el juez al centro y a los costado los jueces y ministerio público, todos ellos con la imagen del logotipo del TSJDF.

Éstas son las primeras salas, porque se plantea contar con 100, de acuerdo con el nuevo sistema y como vayan avanzando los tiempos marcados, debido a que a mitad de éste año se espera apliquen ya no sólo para delitos no graves, sino para tipificados y calificados y cumplir en el 2016 todas las disposiciones del sistema oral o adversarial que fijó la reforma constitucional de junio del 2008.

Las salas para juicios orales también cuentan con una zona de grabación, porque ahora quedará todo atestiguado en imagen; una sala de consultas de partes y abogados, éstos últimos debidamente acreditados, quienes podrán consultar los videos, pero no corregir su accionar o alocución de acusación o defensa, que es la base fundamental del nuevo juicio.

[email protected]