Luego de que el lunes por la noche el Ejército desarmara a los grupos de autodefensa en Nueva Italia y Antúnez, Michoacán, los elementos castrenses les regresaron las armas a los civiles unas horas después, tras la fricción con la población.

Los grupos de autodefensas informaron en sus páginas de Internet que, el saldo de la entrada de las fuerzas de seguridad federal a dichos poblados fue de cuatro personas muertas, entre ellas una menor de 11 años de edad.

Sin embargo, las autoridades federales no reconocen la muerte de la menor, ni han sido difundidas imágenes del sepelio. La base militar 43 de la Secretaría de la Defensa Nacional reconoció sólo dos muertes.

EL DESARME

El intento de los militares y federales de desarmar a los civiles que tomaron el 12 de enero dichas localidades tuvo el momento más tenso la noche del lunes en la carretera Cuatro Caminos-Apatzingán, a la altura de la comunidad de Antúnez, donde la población manifestó su inconformidad por el desarme. Mientras dialogaban, la conversación subió de tono, al grado de que los militares fueron agredidos con piedras y palos, por lo que uno de los soldados abrió fuego.

Tras la tensión, los militares regresaron las armas y las autodefensas informaron que continuarán con la vigilancia y seguridad en ambos poblados.

Al mismo tiempo, el lunes por la noche también fueron difundidos dos videos con distintos mensajes del líder de las autodefensas, José Manuel Mireles, que tensaron aún más el ambiente en Michoacán. En el primero informó que las autodefensas aceptaban retirarse a sus casas y que el Consejo de Autodefensas Unidas había aceptado replegarse; sin embargo, en otro video de una conferencia, Mireles afirmó que no dejarían las armas mientras el gobierno no detuviera a los principales criminales de ?Los Caballeros Templarios.

Cercanos a Mireles consideran que los traicionó. Vendió el movimiento y ni siquiera está en Michoacán, lo tienen los militares , dijeron.

Divididos, algunos otros afirman que Mireles es hombre de palabra y que el video está truqueado.

ARMADOS, PERO SIN MOSTRARLAS

Tras varias versiones del retiro o no de los grupos de autodefensa, Hipólito Mora, líder en La Ruana, dio a conocer el acuerdo con el gobierno estatal: el control de la seguridad en los municipios michoacanos, incluidos en aquéllos donde operan los civiles armados, estará a cargo de las autoridades federales, aunque ellos, los autodefensas, no dejarán las armas.

En entrevista radiofónica con Carlos Loret de Mola, el líder de autodefensas de La Ruana dijo que no dejarán las armas y continuarán con los patrullajes de la zona de Tierra Caliente; sin embargo, serán más discretos, nos vamos a mantener más calmados, vamos a confiar en ellos (en el gobierno federal). No vamos a bajar la guardia, vamos a vigilar los pueblos .

Refirió que el acuerdo con la autoridad estatal fue con los líderes de las autodefensas y cada uno de ellos se reunirá con su grupo de civiles armados para explicarles el acuerdo.

Mencionó que las autoridades les pidieron que los dejaran realizar sus labores de seguridad, por lo que no quieren que las autodefensas exhiban sus armas, de lo contrario les serán retiradas. Ellos están en la mejor?disposición de limpiar Michoacán y estoy seguro de que lo van a hacer , dijo.

Horas antes, el procurador Jesús Murillo Karam negó que el gobierno auspicie a los grupos de autodefensas. Desde luego no es cierto, tan no es cierto que hay detenidos en algún caso, que lo que el gobierno está haciendo es tratar de restablecer el orden con la menor violencia posible, con el ánimo de darle al estado un ambiente de paz y de tranquilidad .

En entrevista televisiva, el Procurador afirmó que la ley es clara sobre quién debe estar armado y a quién le compete la persecución de los delitos.

Esto es justamente lo que tratamos de hacer, no se trata de violentar nada (...) se trata simple y llanamente de restablecer el orden legal de un lugar que no lo tenía , argumentó Murillo Karam.

LA TOMA DE APATZINGÁN

Ayer por la tarde, cientos de elementos de la Policía Federal y del Ejército tomaron por completo el control de la seguridad de los dos municipios en los que las autodefensas tenían planeado entrar: Apatzingán y Uruapan, este último es la segunda ciudad más grande de Michoacán.

Los militares y federales desarmaron a los policías municipales. El secretario del ayuntamiento, Ramón Hernández Orozco, expuso que los elementos federales asumirán el control de la seguridad pública del municipio, por lo que iniciaron la revisión de armamento.

Explicó que dicha acción es parte de la estrategia anunciada este lunes para restablecer el orden en la zona de Tierra Caliente.

[email protected]