La iniciativa de reforma educativa que votará el pleno de la Cámara de Diputados no contempla uno de los retos primordiales trazados por la organización Mexicanos Primero y se refiere al control de las plazas de directores y supervisores, es decir, que estas figuras sean de confianza y no sindicalizados.

Y es que la organización, en reiteradas ocasiones, ha indicado que supervisores y directores son los principales operadores de la lideresa Elba Esther Gordillo.

El contenido del dictamen para reformar los artículos 3 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos -que será votado por el pleno de la Cámara Baja este martes- no incluye esta modificación.

Mexicanos Primero, en su estudio Metas 2012-2024 (presentado en octubre) advierte la necesidad de que las plazas de director y supervisor también se otorguen por concurso.

El dictamen, en el ámbito legislativo, sí incluye esta petición, pues se agrega en la fracción III del Artículo 3 que el ingreso al servicio docente y la promoción a cargos con funciones de dirección o de supervisión en la educación básica y media superior que imparta el Estado se llevarán a cabo mediante concursos de oposición.

La organización ciudadana advierte en el estudio Metas 2012-2024 que se debe reordenar la estructura de autoridad, pues el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ha capturado posiciones tan críticas como subsecretarías o direcciones generales a nivel federal o a los titulares mismos de las secretarías estatales, la llamada ‘mesoestructura’, que incluye a directores o jefes de nivel, jefes de enseñanza, jefes de sector y supervisores, está fuertemente colonizada .

Incluso, traza como meta: extinguir en el 2015 todas las comisiones mixtas de secretarías de Educación-SNTE que no aborden prestaciones específicas.

Esta petición no está incluida en el proyecto de dictamen que discutirán los diputados federales en el pleno.

[email protected]