El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan Rafael Elvira Quesada, reconoció que el derrame de petróleo en el cauce del Río Coatzacolacos, Veracruz, dejó afectaciones considerables .

El funcionario afirmó que el perjuicio alcanzó cuerpos de agua, suelo, fauna acuática y vegetación.

Tras un recorrido por la zona afectada, se informó que se derramaron 1,500 barriles de petróleo y que han logrado la recuperación de 97 por ciento.

Aclaró que no se registraron emisiones de bióxido de carbono, toda vez que no ocurrió estallido alguno y en ningún momento la población estuvo expuesta al peligro.

Elvira Quesada recomendó a Pemex intensificar la vigilancia de sus instalaciones y aplicar nuevas tecnologías que ayuden a evitar este tipo de incidentes. Precisó que no se han registrado emisiones de bióxido de carbono, ya que no han ocurrido explosiones y aseguró que la población se encuentra a salvo.

Por otra parte, el procurador federal de Protección al Ambiente (Profepa), Hernando Guerrero, destacó que la Secretaría le pedirá a la paraestatal y a la empresa que realiza la remediación que limpien a 100%, compensen los daños ambientales y erijan un programa de remediación bajo los parámetros vigentes.

Una vez que el Ministerio fFederal determine la existencia del responsable del derrame, ocurrido el 31 de diciembre, la Profepa emitirá una multa considerando un dictamen de inspección que está próximo a cerrar.

[email protected]