La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no aceptó para su análisis un amparo que determinaría si la orden de aprehensión emitida en contra de Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), es apegada a Derecho.

Ancira, así como Emilio Lozoya están relacionados con la adquisición irregular de las plantas Fertinal y Agro Nitrogenados por parte de Pemex, además de estar vinculados con el caso Odebrecht.

Ayer, ningún ministro de la Primera Sala de la SCJN aceptó atraer el amparo promovido por Ancira a causa de la orden de aprehensión en su contra por la venta de la planta de Agro Nitrogenados, que su empresa hizo a Pemex.

“Ante la falta de legitimación de la parte solicitante, se sometió a consideración de las ministras y de los ministros integrantes de esta Primera Sala la solicitud planteada para que este alto tribunal ejerza de oficio la facultad de atracción para conocer del asunto solicitado y ninguno de ellos decidió de oficio hacer suya la referida petición”, indicó un acuerdo de la Corte.

El expediente de Ancira, quien es acusado de lavado de dinero y que se encuentra bajo prisión domiciliaria en España a la espera de la resolución de su extradición a nuestro país, fue devuelto al Tercer Tribunal Colegiado en Materia Penal en la CDMX, que deberá resolver en definitiva si procede o no el amparo.

Por su parte, en el caso de Lozoya, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en su conferencia que con su detención se va “aclarar si se compró la reforma energética”.

El mandatario mencionó que “es muy importante el que la Fiscalía haya resuelto arreglar jurídicamente la extradición del señor Lozoya como testigo colaborador o protegido”.

Añadió que al estar protegido, Lozoya hablará también del caso Odebrecht.

López Obrador concluyó que “nosotros queremos recuperar dinero, por ejemplo, si hubo sobreprecio en la planta de fertilizante, se calcula que fue de 200 millones de dólares, eso tiene que devolverse al erario”.

politica@eleconomista.mx