Con una amplia trayectoria profesional en materia de finanzas públicas, tanto a escala estatal como federal, el exsubsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda, Fernando Galindo Favela, es el principal hombre del PRI dentro de la poderosa comisión de Presupuesto y Cuenta Pública.

Él mismo se ha marcado como objetivo que, en el proceso legislativo para aprobar el Presupuesto de Egresos 2020, se mantengan los principios de estabilidad en las finanzas públicas y la protección de los programas sociales.

Originario de la Ciudad de México, donde nació el 6 de mayo de 1978, es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Se graduó con una tesis sobre la eficiencia del mercado electrónico. Además, tiene un diplomado en presupuesto basado en resultados.

Inició su carrera laboral en 2001, cuando fue designado jefe del Departamento de Análisis Técnico en el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), institución donde, un año más tarde, se hizo cargo de la Subdirección de Administración Cautelar y, posteriormente, en 2005, de la Dirección de Apoyos Financieros, cargo en el que estuvo hasta 20005, cuando asumió la Dirección General de Operaciones de Protección y Resoluciones Bancarias en el mismo organismo.

Ese mismo año ingresó al gobierno del Estado de México como coordinador de asesores del entonces titular la Secretaría de Finanzas, Luis Videgaray Caso, quien luego lo nombró director general de Política Fiscal, cargo en el que permaneció hasta 2009, en la administración del entonces gobernador Enrique Peña Nieto.

Según su propio relato ante senadores —cuando acudió a presentarles sus credenciales para ser ratificado como subsecretario de Hacienda federal—, en el gobierno mexiquense se encargó de realizar estudios, pronósticos y análisis del impacto financiero derivado de reformas, iniciativas y de la evolución económica a escala nacional y global.

También participó en la elaboración del paquete económico del estado, proponiendo las medidas de política fiscal a implementarse por parte del Ejecutivo estatal, así como determinar de conformidad con la Ley de Coordinación Fiscal, el monto de las participaciones federales que le correspondan a los municipios, transparentando el mecanismo de distribución, así como la evolución histórica para cada municipio y fondo.

También le tocaba observar y analizar la evolución de los ingresos propios del Estado, así como aquellos provenientes de la federación, en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El último año en que estuvo en esa dependencia fungió como jefe de Información, Planeación, Programación y Evaluación.

De Hacienda al Congreso

En 2009 se fue al Congreso de la Unión, donde fue nombrado secretario técnico de la comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados, la cual estaba presidida por el diputado federal mexiquense Jesús Alfonso Navarrete Prida. En ese cargo estuvo hasta 2011.

En 2012, el presidente electo Enrique Peña Nieto lo designó como enlace con la Secretaría de Hacienda.

Su tarea consistió en negociar con el equipo del entonces presidente saliente Felipe Calderón Hinojosa el presupuesto para 2013 ante la Cámara de Diputados.

Una vez que Peña asumió el cargo, designó a Luis Videgaray como secretario de Hacienda y éste a su vez designó a sus principales colaboradores.

En un evento discreto, realizado en el Salón de los Retratos de los exsecretarios de Hacienda, Galindo Favela fue presentado como subsecretario de Egresos. Hizo equipo con los demás subsecretarios: Fernando Aportela, Miguel Messmacher, Aristóteles Núñez y Javier Laynez Potisek.

En ese cargo permaneció hasta marzo de 2018, cuando incursionó en la política partidista. El entonces secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, designó a Úrsula Carreño Colorado como su relevo.

Por esos días publicó en su cuenta de Twitter que había tenido la oportunidad de trabajar con tres excepcionales secretarios de Hacienda, Luis Videgaray, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya.

Durante la campaña por la Presidencia en 2018, el candidato del PRI José Antonio Meade lo incorporó a su equipo, con el encargo de vicecoordinador de Operación Regional y Proyectos de Inversión.

Su nombramiento generó cierta ola de comentarios en los circuitos políticos, particularmente porque se destacaba su origen familiar, más que su trayectoria como funcionario público. Es hijo de Raúl Galindo Quiñones, un político sinaloense con estrechos vínculos en el Estado de México, hermano del político priista Heriberto Galindo Quiñones, cercano al exgobernador mexiquense César Camacho Quiroz.

La tarea encomendada por el entonces candidato Meade fue dialogar con los empresarios e inversionistas para integrar lo que denominaron un banco de proyectos que tenían como objetivo poner a México a la vanguardia y consolidarlo como potencia.

Para entonces ya había sido incluido en las listas de candidatos plurinominales del PRI a diputados federales. Lo ubicaron en el segundo lugar de la cuarta circunscripción, la cual encabezó la exsenadora Lucero Saldaña.

Así llegó al Congreso, donde, al repartirse las comisiones, fue enviado por el PRI a integrarse a la poderosa Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, de la cual es uno de los 17 secretarios.