El presidente de la Corte y del Consejo de la Judicatura, Luis María Aguilar Morales, pidió a jueces y magistrados que en aras de garantizar el humanismo que emana de la reforma de justicia penal, no se incurra en trasladar la responsabilidad del agresor a la víctima y que prevalezca la reparación del daño.

Al inaugurar el Quinto Congreso Nacional Juzgar con Perspectiva de Género, el ministro comentó que si bien México ha avanzado desde que se adhirió en 1981 a la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación, es a partir de 1975 cuando la norma legislativa, en el Año Internacional de la Mujer, mejoró las condiciones de género.

En la sentencia Campo Algodonero, recordó, se habla del contexto general de violencia que había en Ciudad Juárez y se estableció que las reparaciones deben ser abordadas tomando en cuenta los impactos diferenciados que la violencia causa en hombres y mujeres y que la impunidad de los delitos envía el mensaje de que si la violencia contra la mujer es tolerada, favorece su perpetuación y la aceptación social del fenómeno .

Agregó que la violencia sexual tiene causas y consecuencias específicas de género, ya que se utiliza como forma de sometimiento y humillación y método de destrucción de la autonomía de la mujer; asimismo, es indispensable evaluar razonablemente las inconsistencias del relato de las víctimas de conformidad con la naturaleza traumática de los hechos, así como otros factores que puedan presentarse .

Enfatizó que la Corte Interamericana ha establecido que el uso del término crimen pasional , por ejemplo, quita la responsabilidad al agresor y centra el problema en la víctima.