La nueva estructura de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) estará a cargo de un Comisionado Ejecutivo, nombrado por el presidente de la República y ratificado por el voto de las dos terceras partes de los senadores de la Cámara Alta, de aprobarse el dictamen de las reformas a la Ley General de Víctimas.

El proyecto de dictamen de las Comisiones Unidas de Gobernación, de Derechos Humanos, Justicia y de Estudios Legislativos del Senado de la República propone modificaciones a la estructura de la CEAV, la cual dejaría de ser un órgano colegiado y contaría con una Junta de Gobierno; un Comisionado Ejecutivo para su administración; así como con una Asamblea Consultiva que fungirá como órgano de consulta y vinculación con las víctimas y la sociedad.

El dictamen continúa pendiente de votarse en la Cámara de Senadores, aun después del relevo de la presidencia de la CEAV, que quedó en manos de Julio Hernández Barros, en sustitución del abogado Jaime Rochín del Rincón, quien estuvo en el cargo del 9 de octubre del 2013 al 9 de octubre del año en curso.

Julio Hernández, electo este lunes por unanimidad del pleno, expresó que es indispensable el trabajo entre todos, pues la colegiación implica distintas visiones que enriquecen la atención a las víctimas .

En paralelo a estas declaraciones, a través de proyecto de dictamen que se discute entre las fuerzas políticas del Senado, las comisiones unidas citadas consideran que la CEAV sólo cuenta con la facultad de atender y reparar a las personas víctimas de los delitos que son de fuero federal y de violaciones de derechos humanos cometidos por autoridades federales.

Por lo anterior, con la reforma planteada se propone establecer diversos ejes para que la CEAV tenga la facultad de atraer los casos de atención y, en su caso, reparación de las víctimas en casos del fuero local.

ana.langner@eleconomista.mx