La senadora perredista Angélica de la Peña presentó una iniciativa para erradicar la discreción con la cual se asignan los salarios de funcionarios, por ello planteó la creación del delito de remuneración ilícita con el fin de que se castigue administrativa y penalmente al servidor público que tenga percepciones ilegales.

La iniciativa trata de ordenar las percepciones de las y los servidores públicos y erradicar todo tipo de discreción con la cual se asignan los salarios de funcionarios públicos, compuestas por sueldos, compensaciones, bonos y otras formas de ingreso, así como sus pensiones, jubilaciones, retiros, sin ningún tipo de controles .

Esto luego de que han pasado casi cinco años de que la Cámara de Diputados congeló la legislación secundaria de salarios máximos para que nadie gane más que el presidente de la República.

La iniciativa pretende crear la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos que incluye un castigo de hasta 14 años de prisión para quienes obtengan salarios por encima de los autorizados.

Asimismo, la propuesta define que los servidores públicos tendrán remuneraciones adecuadas al desempeño de sus funciones y éstas serán proporcionales a sus responsabilidades.

Plantea que además de las responsabilidades administrativas y política, incurrirá en el delito de remuneración ilícita , el servidor público que apruebe o refrende el pago, o que suscriba el comprobante, cheque, nómina u orden de pago, de una remuneración, retribución, jubilación, pensión, haber de retiro, liquidación por servicios prestados, préstamo o crédito, no autorizado de conformidad con lo dispuesto en la presente ley .

Detalla que si el beneficio otorgado u obtenido en contravención de las disposiciones de esta ley excede el equivalente a 3,000 veces el salario mínimo diario vigente en el DF... se impondrán de cinco a 14 años de prisión y multa de 500 a 3,000 veces el salario mínimo diario vigente en el Distrito Federal .

tania.rosas@eleconomista.mx