La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) ha reanudado paulatinamente sus actividades en la Ciudad de México y nueve Delegaciones Federales en el centro del país, tras confirmarse que sus instalaciones garantizan la integridad física de sus trabajadores.

Luego de suspender sus operaciones tras el sismo del 19 de septiembre, la dependencia realizó diversos peritajes internos para garantizan la no existencia de daño estructural alguno.

Esta Procuraduría realizó además dos peritajes en oficinas centrales que confirman que no hay daño estructural, así como en las nueve oficinas estatales de esta institución, con la finalidad de resguardar la integridad física y la vida de los empleados.

Sólo las trabajadoras mamás con hijos en escolaridad básica se reincorporarán a sus actividades laborales, cuando la Secretaría de Educación Pública (SEP) determine la reanudación de clases.

Al respecto, el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, confirmó que tras realizar los estudios periciales se determinó que no existe daño estructural alguno en las oficinas centrales.

Por tanto, dio instrucciones para reanudar las actividades administrativas y sustantivas, al igual que en las delegaciones de Morelos, Puebla, Zona Metropolitana del Valle de México, Estado de México, Hidalgo, Tlaxcala, Guerrero, Veracruz y Querétaro.

En el caso de Morelos, en el edificio de forma global no existen patologías o daños en los elementos estructurales, por lo que se considera que las relaciones Solicitación/Resistencia son aceptables por lo que puede ser usado para trabajar de forma segura.

En tanto, la delegación de la Profepa en Puebla informó que el 20 de septiembre se llevó a cabo nuevamente un recorrido al inmueble en compañía un perito adscrito a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Al final, el Dictamen de Seguridad Estructural determinó que el edificio en su totalidad presenta un adecuado comportamiento estructural ante condiciones de Servicio y Seguridad Estructural, pudiendo ser usado para las labores normales de trabajo, por lo que su uso de oficinas cumple con las normas y reglamentos nacionales vigentes.

Respecto a las instalaciones del Estado de México, el 19 de septiembre la Coordinación de Protección Civil del Gobierno del Estado de México, tras revisar las instalaciones, informó que no había daños estructurales.

Posteriormente, el 20 de septiembre, un dictamen pericial estableció que no había daños mayores y que el inmueble podía ser ocupado por el personal; y el día 21 un perito del Colegio de Arquitectos del Estado de México indicó que no hay daños estructurales en el inmueble.

De igual forma, la delegación de la Profepa en Tlaxcala explicó que no se reportaron daños, por lo que reiniciaron actividades el día de hoy, lo mismo que la delegación de Guerrero, la cual al confirmar que no hay afectaciones que comprometieran la seguridad de sus empleados determinó el reinicio de labores.

Finalmente, en las oficinas en el estado Veracruz se efectuó una revisión inicial del edificio sin que se detectara daño alguno por lo que se reiniciaron labores este 21 de septiembre.