La procuraduría de protección al ambiente Profepa dijo que clausuró parcialmente una terminal marítima operada por una unidad del gigante minero Grupo México en el norte del país tras un reciente derrame de ácido sulfúrico en el Golfo de California.

La Profepa informó que determinó aplicar como medida de seguridad la clausura "parcial temporal" de actividades en la Terminal Marítima de Guaymas, en el estado de Sonora, por no contar con autorización de impacto ambiental, según un comunicado emitido el sábado en la noche.

La clausura ocurre luego de que el gobierno dijo que tras el derrame de ácido sulfúrico examinaría el historial de afectaciones al medioambiente de la compañía, con negocios también en el sector ferroviario.

Grupo México dijo el 9 de julio que el incidente se debió a la falla en una válvula, que no había dejado lesionados y que rápidamente pudo controlar la situación.

La firma también ha dicho que estará en comunicación con la autoridad ambiental hasta que se lleven a cabo las medidas necesarias para atender el derrame.

Las acciones de Grupo México cerraron el viernes con un avance de 1.79%, interrumpiendo una racha de ocho jornadas de pérdidas en la que acumuló una caída de más de un 15 por ciento.