Las acciones de Grupo México han caído 4.54% desde que la compañía informó que por una falla en sus tuberías se derramaron 3,000 litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés.

“Sí, definitivamente ha sido el catalizador para la caída de las acciones. De hecho, el lunes por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó que ya no habrá influyentismo y se aplicará la ley por dicho derrame. El efecto en las acciones se estará viendo por lo que determine la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y que tan altas puedan ser las multas”, comentó Guillermo Delgado, director de Operaciones de Black Wallstreet Capital.

En términos de capitalización bursátil, la minera de Germán Larrea ha perdido 17,438 millones de pesos, desde 383,878 millones de pesos que valía el día previo a que se divulgara la noticia, hasta su cierre del lunes en 366,440 millones de pesos en la Bolsa Mexicana de Valores.

Durante el lunes, la firma que forma parte del S&P/BMV IPC terminó la jornada con el segundo peor desempeño entre las 35 emisoras del índice, con una caída de 1.67%, a un precio de 47.07 pesos por acción, e hilando su quinta caída consecutiva. El referencial mexicano avanzó 0.98 por ciento.

Daño ecológico

En un comunicado dado a conocer el 10 de julio y publicado poco después de la medianoche en su cuenta de Twitter, la minera informó que el día previo en la Terminal Marítima de Guaymas alrededor de las 3 de la tarde, por el fallo de una válvula se liberaron 3 metros cúbicos de ácido sulfúrico.

“Se dio aviso a la API Guaymas y a la Marina. Ésta estuvo presente en el lugar de los hechos; tras evaluar el sitio y constatar que la situación estaba controlada, determinaron que no era necesario activar el plan de emergencia”, se lee en el texto.

El 9 de julio se había dado a conocer que su filial Southern Copper Corporation Perú había obtenido la autorización para la explotación de cobre en su proyecto en Perú, Tía María. Sin embargo, tras el accidente ambiental, la atención de los inversionistas se ha centrado en las consecuencias de éste.

La tensión en la reputación de la compañía también ha aumentado, pues a través de redes sociales se ha hecho la denuncia de que peces, una tortuga y un lobo marino han sido encontrados muertos en las playas Guaymas y San Carlos, en Sonora, hecho que los internautas atribuyen es consecuencia del derrame.

Fernando Bolaños, analista de Monex, dijo que considera la noticia moderadamente negativa para la emisora. “Por el momento reiteramos nuestra recomendación de Venta con un precio objetivo de 57 pesos para finales del 2019”, detalló en una nota de análisis.

El especialista recordó que en el 2014, la minera de Germán Larrea derramó 40,000 metros cúbicos de solución acidulada de sulfato de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi.

“Derivado de este accidente, Grupo México creó un fideicomiso por 2,000 millones de pesos para cubrir los daños ambientales y a personas afectadas por el derrame”, manifestó.

En lo que va del 2019, la emisora iba camino a recuperarse de la caída de 37.70% que tuvo el año pasado. Entre enero y ayer, la firma acumuló un retorno de 20.30%, sus acciones cerraron a 47.07 pesos por acción.

El consenso de analistas del mercado que sigue a la emisora asigna un precio objetivo de 57.99 pesos por acción de la minera hacia finales de este año, un retorno potencial de 23.20%, según datos de Reuters.

[email protected]