Al suscitarse 65 políticos asesinados de septiembre a la fecha, el actual proceso electoral se ha convertido en el segundo más violento de la historia, tan sólo por debajo de los comicios de 2018, de acuerdo con la consultora Etellekt.

A pesar de que hace un mes el gobierno federal anunció una estrategia de protección para garantizar la seguridad de aspirantes a puestos de elección, desde entonces ocho aspirantes a cargos públicos han sido asesinados, seis de los cuales buscaban competir por alcaldías en los municipios de la Perla (Veracruz), Nuevo Casas Grandes (Chihuahua), Isla Mujeres (Quintana Roo), Casimiro Castillo (Jalisco), Chilón (Chiapas) y Ocotlán de Morelos (Oaxaca), uno aspiraba a una regiduría en Apaseo el Grande (Guanajuato) y el último buscaba contender por una diputación local por el distrito 1 de Nuevo León.

A casi dos meses de los comicios del domingo 6 de junio, y luego del inicio de las campañas a nivel federal, Etellekt Consultores presentó su Tercer Informe de Violencia Política en México 2021, en el cual integró información sobre violencia política con objeto de dimensionar el tamaño de la violencia en el actual proceso electoral.

Mencionó que desde que inició el proceso electoral el pasado 7 de septiembre de 2020, un total de 65 políticos han sido asesinados, 20 de ellos aspirantes. La mayoría de las víctimas no sólo eran opositoras a los gobiernos estatales, sino también a los alcaldes en los municipios que pretendían gobernar o representar.

“Al alcanzar la cifra de 65 políticos asesinados (20 de ellos aspirantes), el actual proceso electoral se ha convertido en el segundo más violento de la historia, sólo por debajo de los comicios de 2018, al superar el total de 61 políticos (6 de ellos aspirantes) quienes perdieron la vida en atentados en el proceso electoral intermedio de 2014-2015”, dijo el informe.

Indicó que los 65 asesinatos contra políticos se han presentado en 19 entidades del país, y el 100% de las víctimas estaban afiliadas únicamente a partidos opositores a los gobernadores, en los estados de Oaxaca (8), Morelos (4), Puebla (2), Quintana Roo (2), Michoacán (2), Chihuahua (2) y Nuevo León, Tamaulipas y Sinaloa con una víctima opositora, cada uno.

“Los estados con el mayor número de políticos oficialistas asesinados (afiliados al mismo partido del Gobernador, o a partidos que lo postularon vía coalición), son Veracruz y Estado de México con 4 y 3 víctimas, respectivamente. Sin embargo, en el Estado de México, las tres víctimas que pertenecían a la coalición que postuló al actual gobernador de esa entidad, pertenecían al PVEM, actualmente aliado del partido Morena en los comicios federales y locales del 2021”, refirió.

PRI y Morena, los partidos con el mayor número de víctimas

Por partido político, el informe de Etellekt Consultores dijo que el 20% de las 65 víctimas pertenecían al PRI, 17% a Morena, 15% al PRD y 14% al PAN.

“La alianza opositora al gobierno federal, integrada por el PAN, el PRI y el PRD, acumula un total de 32 de las 65 víctimas en el proceso en curso (49% del total). Mientras que los partidos que integran la alianza oficialista “Juntos Haremos Historia”, suma un total de 18 políticos asesinados (28% del total)”, apuntó.

Planteó que durante este periodo, el Indicador de Violencia Política en México (IVP) de Etellekt registró 262 agresiones (delitos de fuero común) en contra de políticos, con un saldo de 241 víctimas (25% son mujeres), entre ellas, 65 políticos asesinados (9 eran mujeres). De estas 65 víctimas mortales, 20 aspiraban a puestos de elección (17 hombres y 3 mujeres).

El 45% de estas 262 agresiones se cometieron con arma de fuego, mismas que se cometieron en 29 entidades y 199 municipios del país (8% del total de municipios).

Se registraron también 76 víctimas de amenazas y 18 políticos fueron privados ilegalmente de su libertad, de los cuales 16 fueron liberados, uno perdió la vida a manos de sus captores (el alcalde de Temósachic, Chihuahua), mientras que un precandidato del PRI a la alcaldía de Mezquitic, en Jalisco, permanece secuestrado.

Se reportaron también 13 víctimas de homicidio doloso en grado de tentativa, de las cuales seis presentaron heridas por arma de fuego.

“La violencia contra personas políticas continúa focalizada en el ámbito municipal, pues el 79% de las 262 agresiones se dirigieron contra autoridades electas o aspirantes a cargos de elección de este nivel de gobierno, así como a militantes y dirigentes partidistas de comités directivos municipales”, precisó.

Refirió que el número de políticos que han sido víctimas de delitos aumentó 26%, en comparación con el mismo periodo del proceso electoral 2017-2018, y a pesar de ser una elección con un mayor número de puestos de elección en juego que la de 2018, las víctimas de homicidio doloso son 22% menores, mientras que la cifra de aspirantes/precandidatos asesinados es 29% inferior.

jorge.monroy@eleconomista.mx