La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) constató que algunos elementos de la policía de Oaxaca y de la Gendarmería sí acudieron armados al operativo del 19 de junio del 2016 en Nochixtlán, Oaxaca, para desalojar una carretera tomada por integrantes de la CNTE, hechos en los que ocho personas perdieron la vida.

El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, presentó ante la Comisión Especial del caso Nochixtlán de la Cámara de Diputados, un informe preliminar de la pesquisa que encabeza.

La investigación de la CNDH se encamina a saber qué fue lo que ocurrió el 19 de junio, cómo y por qué sucedieron los hechos, así como determinar quiénes tuvieron responsabilidad para que sean investigados y, en su caso, sancionados; es incuestionable que los hechos no pueden quedar impunes y que la sociedad debe saber la verdad , afirmó.

El ombudsman destacó que fue el gobierno del entonces gobernador Gabino Cué el que solicitó a la Policía Federal el operativo de desalojo, y abundó que el notario público 65 de Oaxaca verificó que los elementos de la PF salieron desarmados del cuartel a las 4:30 horas de ese día, únicamente con un kit policiaco antimotines.

Sin embargo, se ha documentado que hubo elementos de las corporaciones estatales que acudieron armados al inicio del operativo. Cerca de las 8:50 horas, se reportaron por radio al Centro de Mando de la Policía Federal los primeros disparos y se solicita apoyo. Se decidió que personal de la División Gendarmería de la PF acudiera en apoyo y rescate de los elementos que se encontraban en Nochixtlán, y que algunos elementos fueron armados , afirmó González Pérez.

Informó que la CNDH amplió su investigación a las comunidades de Huitzo, Telixtlahuaca, Vigueras y Hacienda Blanca, donde también se presentaron enfrentamientos, a fin de recabar testimonios de quienes estuvieron presentes en el operativo.

El presidente de la CNDH afirmó que de las ocho personas que perdieron la vida, siete en Nochixtlán y una en Vigueras, todas (...) eran del sexo masculino, con edades que oscilaban entre los 18 y 39 años, y ninguno era maestro .

Expuso que los elementos de la Policía Federal que resultaron heridos fueron trasladados al Hospital Regional del IMSS en Oaxaca, donde denunció los propios elementos de la PF solicitaron a los médicos que por cuestiones de seguridad no recibieran a población civil lesionada , lo cual fue rechazado por el personal médico.

González Pérez aclaró que la CNDH no persigue delitos, lo que le corresponde a la PGR, sino únicamente constar si se violaron los derechos humanos de las personas presentes al momento del desalojo.

Finalmente, acusó que las autoridades involucradas en la investigación proporcionaron información incompleta sobre la investigación que realizan, por lo que solicitó que entreguen la documentación que requiere la CNDH para hacer su indagatoria.

[email protected]