Las empresas mexicanas deben involucrarse estratégicamente para lograr el fin de la pobreza, pues los fenómenos que derivan de esta condición son factores clave para impulsar la economía, calidad de vida, así como para disminuir la violencia, concluye un nuevo estudio de la Red México del Pacto Mundial.

Desde la óptica empresarial vertida en el documento Perspectiva del sector privado en México rumbo a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible , una de las condiciones necesarias para erradicar la pobreza es la participación del gobierno.

El trabajo, realizado por este organismo de las Naciones Unidas, refleja el sentir de 100 empresas mexicanas, que en julio del 2016 -a través de sesiones y mesas redondas- compartieron inquietudes, expectativas y sugerencias.

La percepción de las empresas participantes fue medida a través de una escala del uno al 10, siendo el cero la representación de ninguna viabilidad que se logre y el 10 lo que se puede lograr totalmente en el plazo definido.

En el corto plazo, precisado como un año, el sector privado calificó con 0.5 la viabilidad de que el gobierno alcance el fin de la pobreza, al considerar que México pasará por una etapa de elecciones que denotará cambios.

En el largo plazo (20 años), el promedio fue de 6.2, considerando la presión de algunos grupos organizados de la sociedad, la competitividad que debe mantener el país, el mejor uso de los recursos de la nación y la presión internacional.

El trabajo expone que, en un contexto que persigue la sustentabilidad con una visión de largo alcance, el primer cambio que se debe dar en el sector público es dejar atrás los programas asistenciales y enfocarse en una lógica de desarrollo.

La transparencia en los resultados de la gestión pública es percibida por las empresas como una condición necesaria para el desarrollo, por lo que es indispensable que se publiquen los principales indicadores de desempeño: económicos, sociales y ambientales, preferentemente auditados por un tercero.

[email protected]