El titular de la Oficina para el Caso Iguala de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Trinidad Larrieta, realizó un llamado para que en las nuevas indagatorias sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa se sigan las recomendaciones realizadas por el órgano garante el año pasado y se reconsidere a las personas sobre las cuales se emitieron recompensas para dar con su paradero.

Entrevistado por El Economista, el funcionario de la CNDH aseveró que en la recompensa lanzada de 10 millones para quien dé información fidedigna sobre el paradero de Alejandro Tenescalco, expolicía municipal de Iguala, Guerrero, implicado en la desaparición de los normalistas, hay una confusión.

Lo anterior debido a que, según el funcionario de la CNDH, Tenescalco ha sido identificado “erróneamente” por el gobierno federal como el Caminante.

A dicho alias —vinculado a su vez con el grupo criminal Guerreros Unidos—, se le relaciona con la orden de la desaparición de los normalistas entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre del 2014.

Trinidad Larrieta afirmó que si bien corresponde a la Fiscalía General de la República dar con las causas, la desaparición de los normalistas tuvo que ver con la actuación del crimen organizado en la entidad que, dijo, se precisa en la recomendación sobre el caso 15VG/2018, emitida por la CNDH.

¿Cómo van las indagatorias sobre los normalistas?

El hecho de que se haya determinado llevar nuevas investigaciones (por el gobierno federal) no puede significar que se dejen de lado los elementos y resultados de las investigaciones realizadas previamente (por la comisión).

La CNDH está perfectamente de acuerdo en que se sigan haciendo diligencias, por ejemplo, de búsqueda en este basurero (de Tepecoacuilco, Guerrero); me enteré también de que están haciendo una búsqueda en un basurero de Morelos, yo creo que está muy bien.

Lo que no me parece adecuado es que no atiendan la recomendación de la CNDH en todos los aspectos que están ahí señalados; las 224 líneas de investigación, los 128 puntos recomendatorios.

¿Qué hace pensar que en la recompensa por el paradero de Tenescalco hay un error?

Ahora veo que están ofreciendo una recompensa por un expolicía de Iguala, Alejandro Tenescalco, porque lo han identificado, me parece erróneamente, aunque no lo dijeron, que por eso es el motivo de la recompensa, pero uno entiende que lo están identificando como el Caminante, y la verdad hay elementos suficientes en la recomendación de la CNDH a partir incluso de los primeros datos del GIEI (de que no sería la persona involucrada).

Las investigaciones de la CNDH fueron al punto de ya identificar de quién se trata, que fue el anterior director general de la policía ministerial del estado (de Guerrero, el general brigadier en retiro Marcos Esteban Juárez Escalera, de acuerdo con la recomendación emitida por la CNDH).

Si Tenescalco no responde al alias del Caminante, ¿qué papel jugó en la desaparición de los normalistas?

Sí es un personaje que tiene participación en los hechos, desde luego está relacionado en esta serie de comunicaciones con el Caminante, pero él no es el Caminante, el Caminante está perfectamente ya definido quién es.

Si usted señala que las indagatorias de la CNDH dan claridad sobre la desaparición de los estudiantes, ¿cuáles fueron las razones de su desaparición?

En las motivaciones, en el móvil, en las razones que hubo para detener a los normalistas tiene que ver forzosamente el tema de la delincuencia organizada, señaladamente el tema del narcotráfico.

Ahí, lo que hace falta es que la Fiscalía de la República profundice y determine.