El empresario y ex dirigente deportivo Nelson Vargas demandó al próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador cumplir con la justicia pronta y expedita, y manifestó un “no” al perdón, tras 11 años del secuestro y asesinato de su hija Silvia Vargas Escalera.

En conferencia de prensa, Nelson Vargas recordó su viacrucis en el caso del asesinato de su hija, pese a que desde el 2009 fueron declarados formalmente presos Cándido Ortiz González, Raúl Ortiz González y Óscar Ortiz González, quienes confesaron su intervención en ese crimen y hasta la fecha no han sido sentenciados por los delitos que cometieron.

El exresponsable de la Comisión Nacional del Deporte (Conade) durante el primer gobierno panista, manifestó: “Quiero pedirle a mi amigo Andrés Manuel López Obrador que me ayude a resolver el caso de mi hija”, porque añadió que la Procuraduría General de la República (PGR) y el Poder Judicial de la Federación sólo ven a las víctimas como “expedientes, como números, como hojas, no como lo que son”.

“En todo este tiempo la justicia es lo que menos hemos tenido, al igual que muchos otros mexicanos que han sufrido una pérdida irreparable”, puntualizó.

Recordó que en el 2015, un tribunal federal del Estado de México ordenó la liberación de Isidro Solís Medina, el Chilo, supuesto integrante de Los Rojos, organización señalada como responsable del secuestro de Silvia; “este individuo fue sentenciado a 34 años con seis meses por el delito de secuestro; sin embargo, el Tercer Tribunal Colegiado ordenó su liberación al hacer retroactiva la aplicación de la ley”, dijo.