La defensora de derechos humanos y Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú Tum advirtió que la caravana migrante que está por llegar a territorio mexicano con destino a Estados Unidos proveniente de Centroamérica, principalmente de Honduras, se debe atender de manera integral, bajo la supervisión de observadores con el fin de evitar violaciones a los derechos humanos.

En conferencia magistral en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Menchú Tum, quien también obtuvo el Premio Príncipe de Asturias en 1998, señaló que para que exista una cultura de paz debe haber equilibrio entre las instituciones, estados nacionales y las poblaciones en general e hizo un llamado a la actual administración a trabajar hasta su último día de labores para garantizar paz nacional e impulsar iniciativas y políticas públicas que garanticen los derechos de migrantes.

Rigoberta Menchú también mencionó que a casi 20 años de que los países firmaran por consenso la Declaración de Cultura de Paz  de la Organización de la Naciones Unidas, los promotores de paz así como las personas con cargos políticos deberán garantizar las acciones que planea la ONU a través del documento.

La Declaración de Cultura de Paz  es un manual elaborado por la ONU que contiene 64 acciones que invita a trabajar a los países por una cultura de paz.

Por su parte, la directora de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en México, Nuria Sanz, precisó la necesidad de impartir una cultura de paz desde la educación para disminuir los índices de violencia en el país.

“De las 10 ciudades (más violentas) del mundo, cuatro son mexicanas y sabemos por qué, sabemos que hay cosas que no se llaman guerra civil, pero sí conflicto”, expresó.

Igualmente dijo que, entre los datos más “complicados”, están que al día 80 personas son asesinadas en el país.

Finalmente, mencionó que la violencia en México se relaciona directamente con las altos índices de pobreza. “Se disminuye la pobreza extrema, pero entonces se empieza a juntar y a extender el índice de pobreza no extrema (...) 44% de la población mexicana es pobre”, aseguró.