Ante el incremento de solicitudes de asilo que ha recibido México durante este año, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, consideró que es necesario el fortalecimiento de las instituciones que se ocupan de procesarlas, especialmente la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

“El problema es el proceso de reconocimiento (de quienes piden asilo), el cual es un poco largo, es un poco complejo. Tenemos que trabajar juntos con el gobierno y la Comar, para mejorar y que los refugiados puedan integrarse más fácilmente”, declaró Filippo Grandi a medios de comunicación.

En el marco de su visita por México y tras su participación en la entrega del Nansen Refugee Award, el representante de ACNUR dijo que hay potencial en México por los programas de inserción laboral para las personas reconocidas como refugiadas.

“Yo visité Saltillo donde tenemos un programa de inserción laboral para los que son reconocidos como refugiados que es fenomenal, hay mucho trabajo allá para mexicanos y para refugiados también”.

Asimismo, puntualizó que aunque la cifra de asilo solicitada por africanos, cubanos o haitianos sea pequeña se tienen que analizar sus casos, porque si no son refugiados, sí son migrantes, por lo que entrarían en otra dinámica.

Grandi aseguró que se trabaja con Estados Unidos con el objetivo de atender la adecuada defensa del creciente número de solicitudes de asilo en ese país.

“La presión que ejerce Estados Unidos es fuerte, pues deben tener mejores procesos para su asilo porque hay una falta de protección internacional para los migrantes, ellos tienen una necesidad de protección muy fuerte”, concluyó.

En lo que va del año, México ha recibido más de 46,000 solicitudes de asilo, un incremento de 231% con respecto del mismo periodo del año pasado.