El presidente Enrique Peña llamó a los docentes a defender la reforma educativa, ya que consideró que son los mejores aliados para proteger su derecho a recibir la mejor preparación que el Estado pueda brindarles.

Al conmemorar el Día del Maestro, señaló como la más importante de su administración a la reforma educativa, misma que aseguró que está inspirada en valores como la ética profesional, mérito académico, equidad al dar acceso a los alumnos a una mejor formación.

“No hay reformas sin controversias, tampoco sin intentos para revertir los cambios por parte de los grupos de interés que se beneficiaban de la situación anterior. A pesar de ello, las encuestas confirman que, para la mayoría de los ciudadanos del país, la reforma educativa es la más importante de las transformaciones estructurales que hemos realizado”, expuso.

Ante el titular de la SEP, Otto Granados, y el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan Díaz, el presidente destacó que tolerar la mala calidad de la educación significa perpetuar la desigualdad y la exclusión social.

Peña Nieto aludió a Benito Juárez, de quien dijo que no hizo concesiones a quienes pretendían hacer labores docentes sin la preparación adecuada, “por el contrario, promovió un sistema basado en valores que no han perdido su vigencia”.

Refirió que en su gestión se recuperó la rectoría de la educación por parte del Estado, ya que el sistema educativo había sido “colonizado auténticamente por intereses ajenos y producía resultados disfuncionales”.

“Nos negamos a ser cómplices de quienes habían distorsionado o usurpado las funciones de las autoridades educativas”, aseguró.

Peña Nieto insistió que con la reforma educativa se trata de que los docentes asciendan en la carrera magisterial de acuerdo con sus méritos y “no de pretender, como algunos señalan, hacer de la reforma algo punitivo”.

A la defensa de la reforma se sumó el titular de la SEP, Otto Granados, y se pronunció a favor de consolidar su ejecución frente “al oportunismo, el abuso o la demagogia”.

“¿Es razonable negar sus progresos? ¿Es honesto volver a los viejos hábitos que lastimaron a niños y maestros?”, expuso.

En su oportunidad, Juan Díaz de la Torre dijo que la reforma aún enfrenta retos como la actualización profesional docente.