Con la crítica de uno de sus integrantes por poca exhaustividad en la investigación, el Instituto Federal Electoral (IFE) concluyó que fue imposible determinar que hubo propaganda encubierta en la campaña del PRI y su candidato presidencial, Enrique Peña Nieto.

Determinó que no pudo comprobar que el mexiquense adquirió propaganda encubierta desde el 2005 en la cobertura noticiosa, opiniones, editoriales, comentarios en radio y televisión, incluso en programas de revista, como denunció el PRD, que consideró que esa situación influyó en las preferencias electorales.

Por ocho votos en favor y uno en contra, del consejero Alfredo Figueroa, el IFE declaró infundada una queja del PRD y rechazó cualquier sanción contra el gobierno del Estado de México y Peña Nieto.

Figueroa criticó que la Secretaría Ejecutiva del IFE no fue al fondo de las investigaciones. En mi opinión (...) no realizó una investigación acorde con la naturaleza de los hechos denunciados .

Argumentó que no se tomó en cuenta la publicación de libros y artículos sobre Peña Nieto difundidos en el país y en el extranjero. El IFE, dijo, no requirió a conductores de Televisa y Radio Fórmula para que respondieran sobre la presunta celebración de contratos con el gobierno del Estado de México para promocionar a Peña Nieto.

Marco Antonio Baños, Benito Nacif y Francisco Guerrero consideraron que los comentarios de conductores y periodistas, así como el contenido noticioso o de entretenimiento de los medios electrónicos está salvaguardado por el derecho de la libre expresión.

Dijo que el órgano electoral debió requerir a Grupo TV Promo y a Radar y Servicios Especializados de Mercadotecnia los contratos celebrados con Televisa para triangular una campaña de publicidad, toda vez que no negaron la existencia de algún documento.

Afirmó que el IFE debió requerir al gobierno mexiquense un reporte de gastos de comunicación del 2005 al 2011 y no simplemente decir que la celebración de convenios es perfectamente lícita .

Sobre actos anticipados de campaña, recordó que entre el 16 de febrero y el 30 de marzo quedó prohibida la promoción de gobiernos, políticos y candidatos, por lo que el IFE debió sancionar una entrevista de Maxine Woodside a Peña Nieto.

Respecto de los gastos de difusión del V Informe de Peña Nieto, Figueroa criticó que no se sancionara a concesionarias de televisión, ya que el gobierno estatal contrató 55 impactos en televisión local, pero detectaron 3,583 en el país.

El representante del PRI, Sebastián Lerdo de Tejada, agregó que, si es declarado Presidente electo, Peña Nieto creará un organismo autónomo que defina reglas para la contratación de publicidad de los gobiernos.

Al considerar que un chivo, patos, gallinas y un cerdo no son pruebas legales para demostrar coacción del voto, el consejero Marco Antonio Baños dijo que esa acción del Movimiento Progresista genera especulación mediática y un espectáculo .

Sin mencionar directamente a Andrés Manuel López Obrador o a la coalición, Baños comentó que en el marco de la calificación de esos comicios debe prevalecer la responsabilidad de todos los actores políticos.

[email protected]