Paulette Gebara Farah, falleció de manera accidental y por asfixia, así arrojaron los resultados periciales, necropsia y criminalísticos hechos por especialistas de PGR, PGJDF, España y FBI de Estados Unidos, informó ayer Alberto Bazbaz, procurador general de Justicia del Estado de México (PGJE).

A dos meses de esos lamentables hechos, el abogado de los mexiquenses en conferencia donde no se aceptó preguntas, añadió que por tal motivo se determinó el no ejercicio de la acción penal’’ contra ninguna persona y acepto que hubo deficiencias en las investigación las cuales asumo’’.

Resaltó que hubo apresuramiento al informar sobre el caso, pero enfatizó la muerte de Paulette es una tragedia, una tragedia humana y no puede ser vista de otra manera’’ y agregó que por tanto, como Procurador no se admitirán ni injusticias, ni impunidad, no las aceptaremos jamás’’.

En el recuento de hechos, Bazbaz reportó que el cuerpo de la Paulette Gebara Farah no fue manipulado después de su muerte, la menor permaneció en el lugar donde fue encontrada desde que murió’’.

Explico el Procurador el tiempo preciso de la muerte fue nueve días previos a la fecha y hora de la necropsia, lo que demuestra que la menor murió la noche -21 de marzo- que llego de Valle de Bravo (Querétaro) o a más tardar, la madrugada del 22 de marzo’’.

En un momento de autocrítica confesó: reconozco que en el proceso inicial hubo deficiencias, al no haber revisado de forma plena la cama y la habitación de la menor’’.

Aceptamos la responsabilidad institucional por las citadas deficiencias, pero éstas no afectaron el resultado último de la investigación’’, resaltó.

Sobre las conclusiones, dijo se comprobó que no hubo ingesta de alcohol’’ sino que ese reactivo se dio por la descomposición del cuerpo de la menor, no hubo asfixia provocada por una segunda persona, como tampoco la ingesta de fármacos o droga alguna.

rtorres@eleconomista.com.mx

/doch