La nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, cuya minuta ya fue aprobada por la Cámara de Diputados y está pendiente de ser votada en el Senado de la República desde septiembre del año pasado, pretende establecer con precisión cómo se determina el salario del presidente de la República.

El Congreso de la Unión está emplazado a corregir, a más tardar el próximo 30 de abril, las “deficiencias legislativas” de la norma vigente, que ordena que ningún servidor público del ámbito federal, instituciones autónomas y empresas del Estado ganará más que el presidente de la República, tal como establece la Constitución.

Ello, en acatamiento de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), del 20 de mayo del 2019, que declaró la invalidez de tres párrafos, seis fracciones y tres incisos de los artículos 6 y 7 de la actual Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, al resolver dos acciones de inconstitucionalidad promovidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y senadores de oposición.

El plazo original para cumplir con la resolución de la Corte para el Congreso mexicano venció desde el 15 de diciembre del 2019, y la penúltima prórroga otorgada, el 15 de diciembre del año pasado; a petición expresa del Senado, los ministros fijaron un nuevo plazo.

La minuta en análisis en el Senado, por la que se pretende abrogar la ley vigente, que consta de 17 artículos, y expedir otra con el mismo nombre, de 36 artículos y cuatro transitorios, prevé definir que la determinación de la remuneración total anual del presidente de la República “es adecuada cuando cumple con los siguientes parámetros en forma simultánea:

“a) Su monto no excede al equivalente de multiplicar el Producto Interno Bruto per cápita de referencia por el número de grupos jerárquicos definidos en el manual de percepciones de la Administración Pública Federal adicionando el nivel de presidente de la República.

“b) Su monto no es menor al equivalente de deducir al parámetro que resulte del inciso anterior el monto del PIB per cápita de referencia multiplicado por dos”.

Y si su monto no excede el “límite máximo de referencia” ni “es menor al límite mínimo de referencia”, actualizados para el ejercicio presupuestal correspondiente.

rolando.ramos@eleconomista.mx