El gobierno federal prevé destinar 460 millones 271,727 pesos como parte de la inversión necesaria para el avión presidencial en el 2021.

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, dicho monto forma parte de los proyectos de inversión de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En el mismo documento se indica que para el avión se prevé, en un horizonte de arrendamiento a 15 años, que concluirá en el 2027, “pagos anuales promedio de 45 mdp en operación y mantenimiento, más pagos anuales de arrendamiento entre 4.6 mdp y 451.4 mdp”.

En el documento remitido al Poder Legislativo para su análisis y aprobación, como parte del paquete económico, para el siguiente año se estipula que el costo total de la inversión para el avión presidencial es de 5,584 millones 952,242 pesos.

La adquisición de la nave se realizó mediante un crédito otorgado por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) a la Sedena.

Hasta inicios de este año, se estimaba que por el avión José María Morelos y Pavón se adeudaban más de 2,000 millones de pesos.

Pero el avalúo comercial de la aeronave hasta este 2020 asciende a 2,400 millones de pesos.

El 27 de julio pasado, Jorge Mendoza Sánchez, director general de Banobras, afirmó que había dos personas interesadas en la compra de la aeronave.

“Se tiene avance con uno de los oferentes en términos y condiciones de compra-venta; se recibió ya un depósito de 1 millón de dólares (...) recibimos una segunda oferta por otro interesado”, dijo en ese entonces el funcionario desde el hangar presidencial, en donde se realizó la conferencia matutina presidencial.

Desde entonces no se ha informado más sobre los avances de las negociaciones con los posibles compradores.

Cabe recordar que la adquisición de la aeronave se planeó desde el sexenio del presidente Felipe Calderón (2006-2012) y se comenzó a ocupar como tal en el periodo de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

hector.molina@eleconomista.mx