Mauricio Gebara agradeció a la Procuraduría del Estado de México por las investigaciones realizadas en el caso de la muerte de la pequeña Paulette Gebara el mes de abril pasado.

Su abogado Armando Pinto fue el encargado de leer un comunicado de la familia y durante su discurso defendió la inocencia de su cliente ante una presunta implicación en el caso.

"Mi familia y yo siempre confiamos en las investigaciones de las autoridades", dice el texto enviado por el padre de la niña, quien agradeció a amigos, medios de comunicación y personas que le mostraron su apoyo.

Además, Gebara señaló que nada reparará el dolor de perder a una hija y que tras la conclusión anunciada por la dependencia mexiquense comenzará una nueva vida con el objetivo de hacer feliz a su otra hija, Lizette.

Por la mañana, la PGJEM dio a conocer que el fallecimiento de la menor de cuatro años fue accidental y que no hay culpables por su muerte.

Paulette fue declarada desaparecida el 22 de marzo, tras lo cual sus padres iniciaron una fuerte campaña mediática para encontrarla. Su cadáver fue hallado nueve días después a los pies de su propia cama, tapada con unas sábanas entre el colchón y una estructura de madera.

La investigación concluyó que "el cuerpo de la menor no fue manipulado después de su muerte" y que "permaneció en el lugar donde fue encontrada desde que murió", aseguró el fiscal en una comparecencia ante la prensa en la que no admitió preguntas.

La niña, de cuatro años y que padecía de discapacidad motriz y de lenguaje, murió por asfixia y no se han hallado señales de violencia o resistencia ni en el cadáver ni en su vivienda, ubicada en una lujosa urbanización del estado de México, a las afueras de la capital.

/doch