La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) analiza videos de unas 300 cámaras de vigilancia dispuestas en 600,000 metros cuadrados de la Plaza Comercial Santa Fe, luego que un comando armado de 20 personas asaltó la joyería Saks Fifth Avenue’’ y sustrajo joyas por un valor aproximado a los 2.5 millones de dólares, mientras que 120 elementos de la PBI asumieron el control total de vigilar 512 establecimientos.

De acuerdo con la averiguación previa FCJ/CUJ-1/T3/00037/15-01 ese sería el valor aproximado reportado por el representante legal dado que las vitrinas objetivo del grupo delictivo del pasado viernes, mostraba relojes y alhajas de mayor valor, a su vez la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) conectará las cámaras de videovigilancia a la red preventiva C-2 y C-4 de ese establecimiento inaugurado en 1993.

Las escena del robo que molestó al jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, por ser el tercero que ocurre en ese centro comercial en poco más de un año y demandó a la Federación certificar bien’’ a corporaciones privadas de seguridad como CONPRYSSA’’ que con 300 elementos no pudo prevenir el asalto, está en manos de peritos en diversas especialidades de la PGJDF.

Hiram Almeida estrada titular de la SSPDF, comentó que el asalto se perpetro en tres minutos y el único elemento que les hizo frente era un Policía Auxiliar que se encontraba franco, el cual fue herido en una pierna, mientras que el resto de elementos privados no portan armas y ninguno de ellos pudo ofrecer datos’’ relevantes para identificar a los responsables del asalto.

En diciembre del 2013 fue asaltada de igual forma por un grupo delictivo el centro joyero La Pequeña Suiza’’, que volvió a ser asaltada una vez más el 21 de marzo del año pasado, donde igual sustrajeron joyas de alto valor, por lo que se presume son parte de un mismo grupo criminal, que es lo que indaga la PGJDF, mientras la Policía Bancaria e Industrial (PBI) asumió la vigilancia preventiva.

rtorres@eleconomista.com.mx