Con 59 votos a favor, 19 en contra y cinco abstenciones, el Senado aprobó reformas legales para otorgar concesiones de carreteras y autopistas a particulares hasta por 30 años, que podrán ser prorrogadas por un plazo equivalente.

Según el dictamen aprobado este día, el objetivo es otorgar mayor certidumbre jurídica a los concesionarios carreteros, desarrollar la infraestructura y multiplicar las inversiones en el sector a través de inversiones públicas y privadas.

Para ello se elimina la 'barrera injustificada' del artículo sexto de la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte federal, que limita a los concesionarios a solicitar la prórroga en la quinta parte de su vigencia y hasta un año antes de su conclusión.

Así, ahora las concesiones se otorgarán hasta por un periodo de 30 años, y podrán ser prorrogadas 'hasta por un plazo equivalente al señalado originalmente', siempre que el concesionario cumpla con las condiciones de impuestos.

Sin embargo, el dictamen provocó el rechazo de las bancadas de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT) que argumentaron que se trata de un gran negocio para los concesionarios, y un atraco en despoblado para los usuarios de las carreteras.

A pesar de esta oposición y con los votos a favor de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y Verde Ecologista de México (PVEM), el pleno senatorial aprobó las reformas y las turnó a la Cámara de Diputados.

apr