La Comisión de Vigilancia, Información y Evaluación del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) expuso en su último reporte de acciones, emitido en diciembre del 2015, la continuación de 32 programas de protección a jueces mediante autos blindados.

Asimismo, se autorizaron 32 asignaciones nuevas, ocho sustituciones, dos reemplazos, 44 se concluyeron y 13 más se negaron.

Respecto de la asignación de escoltas, la instancia del Poder Judicial acordó 24 asignaciones nuevas, 15 continuaciones y 17 programas se concluyeron. Estas asignaciones y conclusiones de programas, tanto de protección de escoltas como la asignación de autos blindados, se registraron en 16 estados.

Se trató de Baja California, Chihuahua, Coahuila, Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

Por otra parte, en el informe se precisa que a partir del informe del resultado del servicio especializado de diagnóstico para determinar el estado físico, mecánico y de materiales de protección de vehículos blindados, la comisión determinó llevar a cabo la reparación de 38 automotores .

Se informó adicionalmente que se generaron los procesos de desincorporación de aquellos (automóviles) cuya reparación no resulta viable y no sean útiles para el servicio .

En comparación con el 2014, la Comisión de Vigilancia determinó la continuación de 22 programas de vehículos blindados, ocho sustituciones, 32 nuevas asignaciones, 12 conclusiones y nueve negativas para la seguridad de magistrados de Circuito y jueces de Distrito.

Estas asignaciones se proponen y se otorgan a jueces que en función de sus obligaciones necesitan protección especial. Los servicios de autos blindados y escoltas recurrentemente se otorgan a jueces que llevan casos relacionados con el crimen organizado.

De acuerdo con el Censo Nacional de Impartición de Justicia Federal del 2015 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México existían, según datos hasta el 2014, un total de 381 jueces de Distrito, 94 magistrados de tribunales unitarios de Circuito, 679 magistrados de tribunales colegiados de Circuito y 18 magistrados de salas regionales.

En entrevista radiofónica, el ministro de la Suprema Corte, José Ramón Cossío, dijo que la función de un juez se ha hecho más difícil con el paso del tiempo y reconoció los esfuerzos del Consejo de la Judicatura, instancia encargada de velar por la seguridad de los jueces.