Luego de que la extitular de Sedesol y Sedatu, Rosario Robles, acusó nuevamente de ser presa política de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió que no tiene nada contra la exfuncionaria.

“Pues es sencillo, no tengo nada en contra de ella y es un asunto que atiende la Fiscalía General de la República, no tengo nada en contra de ella, yo no odio a nadie, yo soy feliz, y no es mi fuerte la venganza, yo lucho por la justicia”, aseveró el mandatario federal.

Durante su conferencia de prensa matutina de este martes en Palacio Nacional, López Obrador argumentó que él no es responsable del trato diferenciado que dio la Fiscalía General de la República (FGR) al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya.

“Eso es de la fiscalía, no me corresponde a mí, yo no presenté ninguna denuncia (contra Rosario Robles), nada. Esta es una cuestión que viene de tiempo atrás, que tiene que ver con una investigación que se hizo precisamente de corrupción en las universidades públicas, se llamó La Estafa Maestra”, dijo.

Previamente, en diversas entrevistas desde la cárcel de Santa Martha Acatitla, Rosario Robles Berlanga dijo ser una presa política del gobierno de López Obrador por no haberse sometido y por pretender tener su propia carrera política.

“No me perdonan no haberme sometido, no haber aceptado seguir siendo la segunda, sino tener mi propia personalidad política, mi propia carrera política, mi propio capital político, y eso para ciertas personas es imperdonable”, dijo la exfuncionaria.

“La supuesta triangulación de recursos involucró a ocho dependencias públicas federales y a 10 universidades, supuestamente la investigación, ¿por qué solo se usó mi nombre, por qué solo se usó mi imagen, por qué cuando se habla de la infamia maestra, como yo le he puesto, se asocia solamente a mi nombre?”, comentó Robles.

kg