El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, descartó ir en alianza con el PRD en el 2018.

Sólo el candidato del PT declinó a favor (de Delfina Gómez en Edomex), por lo que pongo a consideración ir juntos con el PT en las elecciones presidenciales y ratificar alianza con ciudadanos y militantes de cualquier otro partido, sin que esto implique unirnos con los partidos al servicio del régimen.

Por congruencia, no podemos marchar juntos y para ser más claro, lo digo, PRI, PAN, PRD, Partido Verde, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y Nueva Alianza , afirmó.

Durante el tercer Congreso Nacional Extraordinario de Morena, en el Centro de Convenciones Tlatelolco, López Obrador dijo que el sol azteca no es un partido de izquierda por el respaldo que tiene, junto con el PAN, hacia el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes.

El PRD no puede escabullirse diciendo que no se les convocó o que fue a destiempo, porque en realidad pudo más la ambición del candidato (Juan Zepeda) y los dirigentes de ese partido, que actuaron movidos por el interés personal y no por la lucha sincera de la transformación de México, por lo que no pueden ser considerados de izquierda. Son mercenarios, politiqueros y oportunistas , señaló el tabasqueño ante los militantes.

Sobre los candidatos para los comicios estatales del 2018, propuso al Consejo de Morena que se elijan el próximo 9 de julio.

Reconocen avance del partido

Sin importar el resultado final de las impugnaciones, Morena ha ganado ya algo más que una gubernatura, prevén expertos.

El especialista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), José Antonio Crespo, asevera que con la elección mexiquense Morena demostró que puede desafiar al régimen, pese a que es un partido nuevo; aunque él (Andrés Manuel López Obrador) no es nuevo. (Como partido puede decir) bien pusimos contra la pared al PRI (...) esto en términos de imagen pues te gana bastante .

El analista del CIDE agrega que el PRI tuvo que recurrir a un operativo como pocos en los últimos años para poder ganar y, a pesar de ello, consiguió una victoria con un margen muy estrecho .

Por su parte, el analista político por la UNAM, Germán Pérez Fernández, asevera que Andrés Manuel y su partido no debiera echar a perder el triunfo tan fantástico que obtuvo, de la nada, de repente, estar peleando por el primer lugar, dejar al PAN en el cuarto lugar es un triunfo, ya, eso está hecho, ojalá no lo transforme en una derrota .

Pérez Fernández opina que la idea de un fraude no tiene un sustento firme, dado que al momento del conteo de los votos en las casillas, el mismo 4 de junio, la mayoría de los representantes de Morena en las urnas firmaron con consentimiento las actas generadas y no bajo protesta, lo que podría dar indicios más claros sobre un posible fraude en el escrutinio de los sufragios.

No obstante, aclara el especialista, sí existieron irregularidades fragantes en las campañas de los candidatos, en específico en su financiamiento, lo que pudo haber inclinado la balanza.

En tanto que para el analista electoral, José Fernández Santillán, el que el líder de Morena tilde de un fraude el proceso electoral mexiquense, es muestra de marrullerismo político , es decir, agitar las aguas y dividirlas ya que a pesar, dice, de que López Obrador ha indicado que irá por la vía institucional para la impugnación, ya ha dejado clara su posición de que en los comicios se constituyó un fraude .