Para conocer las causas de la baja participación ciudadana de los comicios celebrados en seis entidades el pasado 2 de junio, es necesario que la academia realice estudios diferenciados para reconocer los factores del abstencionismo; sin embargo, tras los recortes a las instituciones, llevar a cabo los análisis es poco probable.

Entrevistado por El Economista, el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Javier Santiago Castillo, explicó que el fenómeno de abstencionismo tiene factores múltiples, el más común es que los ciudadanos no votan porque no se sienten atraídos por la oferta política o deducen quién ganará, por lo que no ven motivo para ejercer el voto.

Respecto de las elecciones del pasado 2 de junio, el también exconsejero presidente del entonces Instituto Electoral del Distrito Federal señaló que al ser de carácter local, si bien las causas anteriores predominan, es necesario identificar la problemática social que enfrenta cada entidad.

De acuerdo con los resultados electorales en los dos estados que renovaron gubernatura, participó menos de la mitad de las personas en la lista nominal.

De acuerdo con el cómputo estatal en Puebla, se registró una participación ciudadana de 33.39 %, en la que se reconoció la mayoría de los sufragios para el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa.

Mientras que en Baja California, el PREP reveló la preferencia electoral al candidato Jaime Bonilla, de la coalición Juntos Haremos Historia, y se contabilizó una participación de 29.9% de votantes.

“El triunfo de Morena en las dos elecciones de gobernador creo que tiene que ver (con) la ola del 2018, que todavía le dio simpatía suficiente a ese partido para ganar estas gubernaturas, pero lo que queda muy claro es que fue con muy poca votación”, reconoció Castillo.

Explicó que el análisis no le corresponde al Instituto Nacional Electoral, sino a las academias y algunas encuestadoras, sin embargo tras el recorte a los presupuestos, consideró que los recursos no serían suficientes.

“No sé si desde la academia lo podamos hacer, ahora con los recortes presupuestales que se están llevando a cabo, además este tipo de trabajos son costosos.

“En la academia estamos limitados para conocer las causas, lo único que podemos hacer es reflexionar y, en cierta medida, especular sobre los diversos factores y para conocer la causa que tiene mayor peso en cada entidad federativa hace falta invertir en investigaciones”, concluyó el experto.