La Cámara de Diputados aprobó la expedición de la Ley de la Fiscalía General de la República, a partir de la iniciativa promovida por el Ejecutivo federal.

De acuerdo con el decreto, la nueva ley tiene por objeto organizar el Ministerio Público de la federación en una Fiscalía General de la República –el órgano autónomo que sustituirá a la Procuraduría General de la República (PGR)-, a fin de brindar independencia y objetividad en la investigación y persecución de delitos.

Con ello se pretende contribuir a la modernización de las instituciones que procuren e impartan justicia penal en el país.

La nueva fiscalía tendrá a su cargo la protección, garantía y promoción de los derechos humanos de todas las personas, en especial del imputado y de las víctimas del delito.

Jesús Murillo Karam, actual procurador general de la República, ocupará el cargo de fiscal general, una vez que entre en vigor la ley y hasta por nueve años más.

El fiscal general podrá ser removido por el Presidente de la República por alguna de las causas graves siguientes: dejar de ser mexicano, adquirir incapacidad total o permanente que impida el correcto ejercicio de sus funciones durante más de seis meses, o por cometer violaciones graves a la Constitución.

Durante la discusión del decreto, los legisladores de la oposición se pronunciaron desde la tribuna por la renuncia de Murillo Karam.

Señor Jesús Murillo Karam, ya renuncie. Eso es lo más sano, no sólo para su salud, a la cual le agobia el cansancio, sino para que la Fiscalía que está por nacer no nazca muerta , expresó la perredista Alfa González Magallanes.

Fidel Pacheco Rodríguez (PRI) afirmó que la transformación del sistema jurídico penal en el país y de las instituciones que lo integran son punto fundamental para que México pueda conseguir lo que en estos días tanto se ha discutido, tanto en la parte de la sociedad como en la parte del gobierno.

La minuta se envió a la Cámara de Senadores para su eventual ratificación o modificación.

rolando.ramos@eleconomista.mx