El expresidente de México Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), conocido por ser el primer Mandatario en aplicar políticas neoliberales, falleció este domingo en la capital mexicana a los 77 años como consecuencia de un enfisema pulmonar, informó uno de sus hijos a la prensa.

Su enfermedad era respiratoria, pero también tenía insuficiencia renal , anunció el hijo del exmandatario, Enrique de la Madrid Cordero, a la prensa en la residencia del occiso, ubicada en el barrio de Coyoacán, al sur de la ciudad México, donde fue velado el cuerpo.

Ayer, políticos, empresarios y familiares asistieron al funeral del expresidente.

Se espera que hoy por la mañana, en la sede nacional del PRI, los priístas realicen un homenaje al exmandatario de México y por la tarde el gobierno federal realice un homenaje de Estado en Palacio Nacional a quien gobernara el país entre 1982 y1988.

Desde Estados Unidos, donde realiza una gira de trabajo, el actual presidente de la República, Felipe Calderón, conversó vía telefónica con la viuda del exmandatario, Paloma Cordero, a quien ofreció sus condolencias.

De los cuatro candidatos presidenciales sólo Gabriel Quadri, candidato de Nueva Alianza, asistió a las exequias.

El candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, envió una ofrenda floral, lo mismo que la titular de la PGR, Marisela Morales.

Del gobierno federal sólo asistieron el secretario de Hacienda, José Antonio Meade; de los panistas sólo llegó, a la que fuera la casa del exmandatario en Coyoacán, el exaspirante presidencial de Acción Nacional, Ernesto Cordero.

Enrique de la Madrid informó que las cenizas de su padre serán depositadas en la iglesia de Santo Tomás Moro que se ubica en Coyoacán, en la ciudad de México.

A la ceremonia funeraria acudieron el expresidente Carlos Salinas de Gortari y fundamentalmente personalidades del PRI, como Francisco Labastida Ochoa, Manlio Fabio Beltrones, Francisco Rojas Gutiérrez; el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila; el dirigente nacional del tricolor, Pedro Joaquín Coldwell; el exlíder priísta, Mariano Palacios, y el consejero del IFE, Sergio García Ramírez.

PERFIL

MIGUEL DE LA MADRID

UN PRESIDENTE QUE ENFRENTÓ DURAS PRUEBAS

Miguel de la Madrid Hurtado, el hombre que gobernó a México entre 1982 y 1988, es recordado por las fuertes críticas que recibió por su actuación durante la crisis económica y el terremoto de 1985, hechos no menores a la polémica desatada en su sucesión en la Presidencia de México cuando se acuñó el dicho de una supuesta caída del sistema electoral que llevó al triunfo a Carlos Salinas de Gortari, frente a su opositor más cercano de la izquierda, Cuauhtémoc Cárdenas.

En palabras de Emilio Gamboa Patrón, quien fuera secretario particular de Miguel de la Madrid durante su sexenio, el expresidente de México siempre decía una frase a sus colabores en Los Pinos: No voy a permitir que el país se me salga de las manos .

La primera acción de gobierno de De la Madrid, quien falleció ayer a los 77 años de edad, fue un plan de austeridad para sacar al país de la crisis económica que padeció México en el sexenio de José López Portillo.

En 1982 se expropia la banca y quiero decir que había hecho un programa de gobierno desde el punto de vista económico, contando con el punto de vista de los empresarios, para que se tomara una decisión muy fuerte en el país nacionalizando a la banca, y veo también que se sienta a replantear el rumbo económico que teníamos que sacar adelante ya con una nacionalización de la banca. Y volví a ver a un Miguel de la Madrid seguro, templado, maduro, con enorme conocimiento financiero y pudo sacar adelante al México del día de hoy , narró el priísta Emilio Gamboa.

Cuando su gobierno llegaba al tercer año, en 1985, la ciudad de México sufrió un terremoto de 8.1 en la escala de Richter. Los daños fueron devastadores, se perdieron miles de vidas y se vivió un colapso en la infraestructura de la capital del país. La sociedad en aquel entonces no quedó conforme con la actuación y reacción de De la Madrid, de quien se dijo que durante la emergencia permaneció siempre en la residencia oficial de Los Pinos, además de que ocultó el verdadero número de víctimas que dejó el terremoto. Gamboa desmintió ese hecho:

Cuando pasó el terremoto del 85, la gente dijo que él se quedó en Los Pinos apalancado. Es falso, él salió a las 8:30 de la mañana, recorrió por helicóptero todas las zonas afectadas de la zona conurbada. Después a las 11 de la mañana tuvimos un encuentro con todo el gabinete, nos dimos cuenta de la dimensión del terremoto y volvimos a salir a la 5 de la tarde para hacer un recorrido. Recuerdo bien cómo lo jaloneaban las señoras pidiéndole que les devolviera a sus hijos, porque pasamos junto al (hotel) San Regis, donde había dos guarderías. Vi a un hombre templado, consternado, muy triste, pero muy decidido a que sacáramos a México adelante , narró Gamboa.

El tercer hecho que marcó el sexenio de De la Madrid fue la fuerte polémica por las elecciones electorales de julio de 1988, cuando el sistema electoral de cómputo se detuvo repentinamente, cuyos motivos hasta la fecha se desconocen y debido a que se tuvo que nombrar a un ganador, la Secretaría de Gobernación, quien en ese entonces se encargaba de organizar las elecciones, declaró ganador a Carlos Salinas de Gortari.

Gamboa relató que el exmandatario estaba profundamente preocupado por la situación de inseguridad que vive actualmente México, y también que su partido, el PRI, no se dividiera en torno a la búsqueda del candidato presidencial de este año, que hasta hace unos meses disputaban Manlio Fabio Beltrones y Enrique Peña Nieto.

La última vez que lo vi, veía primero con preocupación que su partido no se dividiera (...), y segundo, veía con una enorme preocupación la inseguridad en nuestro país... .

Gamboa formó parte del primer círculo del exmandatario junto con otros priístas como Francisco Labastida, Miguel González Avelar o Manuel Bartlett Díaz.

DE LA CRISIS A LA CAÍDA DEL SISTEMA

El sexenio de De la Madrid estuvo marcado por las elecciones presidenciales de julio de 1988, cuando se reportó una caída del sistema (de cómputo) debido a la cual Segob declaró ganador a Carlos Salinas de Gortari.

La primera acción de gobierno de De la Madrid fue la aplicación de un plan de austeridad para enfrentar la crisis económica que padeció México en el sexenio de José López Portillo.

En su tercer año de gobierno, 1985, un terremoto de 8.1 en la escala de Richter sacudió a la Ciudad de México y fue criticado por rechazar, en un inicio, ayuda internacional y la participación de las fuerzas armadas en las labores de búsqueda y rescate.

politica@eleconomista.mx

Galería: Miguel de la Madrid: un sexenio rodeado de polémica

klm