Inició el despliegue de 70,000 elementos de la Guardia Nacional en 150 regiones del país, principalmente donde se han incrementado los delitos, como Ciudad de México, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Guanajuato, Estado de México y Veracruz.

Ciudad de México tendrá un número importante de elementos, 2,700, que vigilarán por ejemplo las zonas limítrofes con Edomex. Estarán en ocho alcaldías: Gustavo A. Madero, Tláhuac, Iztapalapa, Iztacalco, Tlalpan, Milpa Alta, Venustiano Carranza y Xochimilco.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo, el mes de mayo ha sido el más violento en la capital desde que inició la administración de Claudia Sheinbaum, con 157 homicidios dolosos.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana ha argumentado que la llegada de la Guardia a la capital no representa el fracaso en la estrategia de seguridad del gobierno capitalino, sino un complemento en las acciones de las autoridades para combatir el crimen.

Así, en el resto de las entidades habrá entre 450 y 600 elementos. Serán adicionales a los 6,500 elementos desplegados ya en la frontera sur y los 15,000 en la frontera norte, abocados a labores de apoyo al Instituto Nacional de Migración.

En el Campo Marte, al tomar protesta a los primeros elementos de la Guardia, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a los guardias a aplicarse a fondo para combatir la inseguridad y la violencia, y no simular sus acciones.

Acompañado de funcionarios de su gabinete, gobernadores e integrantes del Poder Legislativo y Judicial, López Obrador reconoció que se viven en el país “momentos difíciles de seguridad y violencia”, pero indicó que si se logra consolidar la Guardia “vamos a entregar buenas cuentas”.

El secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo Montaño, aseguró que la Guardia Nacional marcará “el inicio del fin de la violencia en nuestro país”, y expresó que los integrantes de ese nuevo cuerpo de seguridad, “no pueden fallar”.

Sin embargo, Durazo Montaño pidió no esperar que la Guardia resuelva de la noche a la mañana la situación de inseguridad que se dejó avanzar por muchos años.

“No lo lograremos de la noche a la mañana, porque este problema tampoco se generó de la noche a la mañana. Los mexicanos le han delegado esa responsabilidad a los miembros de la Guardia Nacional. No pueden fallar”, refirió.

Durazo Montaño lanzó una fuerte crítica hacia los gobiernos anteriores, a quienes acusó de permitir el incremento de la violencia.

“La herencia recibida es desastrosa. Nos dejaron el país en medio de un ‘sálvese quien pueda’. Las nuevas generaciones no saben lo que es la paz. Heredamos instituciones corrompidas y llenas de vicios. La inocencia se volvió un lujo para quien pudo comprarla”.

El general Luis Rodríguez Bucio, comandante de la GN, afirmó que para los integrantes de ese nuevo cuerpo de seguridad, “no habrá descanso, no habrá tregua”. Los llamó a cumplir con el respeto a los derechos humanos, y aseguró que fueron capacitados, entre otros rubros, en técnicas policiales, del Sistema de Justicia Penal y protocolos de uso de la fuerza.

El secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, les dijo que “nunca y bajo ninguna circunstancia dejarán de observar las garantías individuales; respetar el debido proceso, y aplicar el uso racional de la fuerza”.

Y el secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán, expresó a los elementos de la guardia: “No lo tomen como una tarea más, tómenlo como una consigna civil. Están para servir a la sociedad, con respeto a los derechos humanos”.