Eduardo Gallo, activista social y ex presidente de México Unido Contra la Delincuencia, consideró "ex activistas ciudadanos, hoy devenidos en candidatos del partido en el poder", como Isabel Miranda de Wallace, manipulan a la opinión pública sobre el caso de la francesa Florence Cassez.

En entrevista radiofónica el activista aseguró lo anterior, puesto que existen declaraciones de que primero tienen que estar las víctimas, argumentando que su defensa es más importante que cualquier cosa.

Asimismo, dejó en claro que no hay nada más importante que la justicia, sin embargo, este caso es absurdo, ya que si bien se dice que las víctimas identifican a Cassez, también es un hecho cierto, que en un principio no la identificaron.

Pues, tanto Cristina Ríos Valladares, como Christian Hilario, presuntas víctimas de Florence Cassez, indicaron en su primera declaración que no la identifican ni por su físico, ni por su voz, e incluso, señalan que nunca hubo una mujer en el secuestro.

Sin embargo, Ríos Valladares admitió que la policía le reveló que ella era una de sus secuestradores.

A raíz de ello, comentó el activista, hicieron una cámara de Hessel totalmente viciada, puesto que en ella sólo colocaron a Cassez cuando en este tipo de estudios, que sirven para identificar a una persona, es necesario colocar a tres o cuatro individuos con un físico similar a quien se desea identificar.

"Ni aún así la identificaron", insistió.

Después de ello la versión de las víctimas fue cambiada y posteriormente se reconoce que hubo una farsa transmitida por televisión, indicó.

Gallo precisó que su postura, así como la de muchos otros que comparten esta convicción, es por todos los mexicanos que han pasado por lo mismo.

Tan sólo el año pasado, agregó, hubo un reporte hasta el mes de agosto de la Comisión Mexicana de Promoción y Defensa de Derechos Humanos, que señala a casi 70,000 detenidos en 8 meses en nuestro país, por delincuencia.

Con información de Radio Fórmula.

MIF