El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, insistió en que “el gobierno de México está empeñado en tener el beneficio de las vacunas contra el Covid-19 lo más pronto posible”. Resaltó que hoy México firmó su adhesión para adquirir el próximo medicamento, y resaltó que el país pagará un precio equilibrado por las dosis.   

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, recordó que el gobierno de México firmó hoy su adhesión al Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra la Covid-19 (Mecanismo Covax de la ONU) para adquirir con fondos propios la próxima vacuna contra esa enfermedad.

“Para eso se diseñó este esquema, para tener equidad en el acceso. Los países de ingresos altos pagarán más caro la vacuna, la pagarán posiblemente más cercana al precio real. Los países que son muy pobres, que tienen ingresos muy bajos, tendrán quizá donativos o precios simbólicos, y los países de ingresos medios o altos como México pagaremos diversas cantidades, pero en un esquema que se compensa entre todos los que participan”, resaltó.

Presume buena relación con farmacéuticas

Hugo López-Gatell afirmó que el gobierno federal tiene buena relación con todas las farmacéuticas que actualmente están en proceso de pruebas de distintas vacunas contra el Covid-19, pues indicó que paralelamente al acuerdo con Covax para adquirir la vacuna, existen negociaciones con la industria clínica.

“Estamos teniendo (comunicación) con prácticamente todos los laboratorios que están cercanos a tener una vacuna (…) no puedo revelar el contenido de las conversaciones porque son confidenciales, pero el ánimo es muy positivo, la colaboración que hay entre la Secretaría de Salud, la Secretaría de Relaciones Exteriores, es muy benéfica, la colaboración que hay también con los organismos internacionales también es muy benéfica”, aseveró.

“Hay otra parte que son las negociaciones bilaterales directas con las farmacéuticas para tener la vacuna de manera directa.  El propósito del gobierno de México es tener acceso universal a la vacuna. Es decir, nadie va a quedar excluido, discriminado, restringido, de tener acceso a la vacuna”, mencionó.

México empeñado en tener la vacuna

“El gobierno de México está empeñado en tener el beneficio de las vacunas contra el Covid-19 lo más pronto posible y en la medida de que esto sea científicamente sólido para garantizar la seguridad y eficacia de las vacunas, y que en todo caso, en todo momento, sea para garantizar la protección universal del pueblo de México”, afirmó López-Gatell Ramírez.

Recordó que la vacuna de Johnson & Johnson apenas comenzará sus pruebas con 60,000 voluntarios; AstraZeneca empezó hace varias semanas sus pruebas en Estados Unidos, Brasil y Reino Unido; Sinovac de China está en ensayos, lo mismo que la vacuna rusa Sputnik V, de la cual sólo se conoce su estudio en fase uno-dos que publicado en la revista The Lancet. Indicó que en Estados Unidos también hay proyectos que aún no inician sus ensayos.  

El Subsecretario refirió que una vez que concluya la fase tres de pruebas, y se muestre la seguridad, calidad y eficacia de cada una de las vacunas, se deberá definir el proceso de fabricación y distribución, ya que esto último requiere de procesos especializados.  

“Es decir, la capacidad de mantener el producto en las mejores condiciones el mayor tiempo posible. Casi todas las vacunas requieren refrigeración, pero depende de la tecnología de las que están hechas, algunas están hechas de material genético y son muy lábiles al calor y se requieren congelaciones extremas, lo que llamamos ultracongelación a 70 grados bajos cero. Las que están hechas de proteínas tienen mayor tolerancia y se pueden conservar en congelación o temperatura de congelación convencional. De esto depende la logística, del programa de vacunación. Todas estas consideraciones nos llevan a tomar todas las consideraciones. En ningún país del mundo se ha definido el esquema de vacunación porque todo depende de los resultados de los estudios, y ninguna de las vacunas ha terminado ya sus estudios clínicos”, dijo.

jmonroy@eleconomista.com.mx