El AIFA promete movilizar hasta 100 millones de pasajeros por año, cuando llegue a su máximo pico de operación y de esta manera desahogar el tráfico del actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM), que ya tocó su máxima capacidad de movilización de pasajeros desde el 2015: 30 millones por año.  Foto EE: Eric Lugo.

La Sedena, que tendrá en concesión a la explotación de la terminal durante medio siglo, coordina a 1,500 militares y a unos 40,000 empleados civiles que laboran en tres turnos durante las 24 horas del día. A la fecha, más de cien mil personas han aportado su trabajo para avanzar con las obras, que arrancaron el 17 de octubre del 2019.  Foto EE: Eric Lugo.

Al 6 de septiembre del 2021, el AIFA roza el 69% de obras completadas y 114,320 empleos generados, a 196 días de la entrega del nuevo aeropuerto al país.  Foto EE: Eric Lugo.

Las aerolíneas Aeroméxico e Interjet afirmaron meses atrás que sería difícil mantener una operación simultanea entre el AICM y el AIFA, por lo que, por ahora, descartaron despegues desde el nuevo aeropuerto. VivaAerobús, por su parte, se ha manifestado desde el comienzo de las obras que tiene interés por tener su hub de operaciones en el AIFA, en lo que toca a sus operaciones en el centro del país.  Foto EE: Eric Lugo.

Para continuar las obras de la nueva terminal, el gobierno mexicano decretó la expropiación de más de 109 hectáreas para la construcción del Aeropuerto Internacional Civil y Militar General Felipe Ángeles (AIFA), como se le conoce oficialmente a esta infraestructura, en Santa Lucía, Estado de México. Foto EE: Eric Lugo.

Si bien el nuevo aeropuerto se ubica en la localidad de Santa Lucía, las otras 109 hectáreas expropiadas se ubican en 20 predios de los municipios de Tecámac, Nextalalpan y Zumpango, y suman una superficie total de 109 hectáreas, 66 áreas, 87 centiáreas y 671 miliáreas.  Foto EE: Eric Lugo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha ordenado al nuevo secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, dar continuidad al financiamiento de las obras del AIFA.  Foto EE: Eric Lugo.

El presidente López Obrador aseguró el 1 de septiembre pasado que las obras del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles no consumirán más allá de un presupuesto de 80,000 millones de pesos, aunque estimaciones ya cifran las obras en un costo de 84,907.7 millones de pesos.  Foto EE: Eric Lugo.

Para conectar el AIFA con la Ciudad de México, el gobierno mexicano planeó la ampliación de un tren que parte de la estación Buenavista del Tren Suburbano, que se suma a otras obras de conexión. Esta sola ampliación tiene contemplada una inversión público-privada de 12,907.8 millones de pesos.  Foto EE: Eric Lugo.

El concesionario de esa obra en particular será Ferrocarriles Suburbanos, actual operador del Tren Suburbano, cuya concesión tendrá una vigencia ahora de 68 años.  Foto EE: Eric Lugo.

Detractores del AIFA sugieren que esa infraestructura tendrá dificultades por atraer las operaciones de aerolíneas nacionales y extranjeras y viajeros, sobre todo después de las afectaciones que provocó la pandemia de coronavirus. El gobierno mexicano rechaza esas ideas, pues defiende al AIFA con el hecho de que el actual AICM ya recuperó el 80% de sus operaciones a niveles de prepandemia.  Foto EE: Eric Lugo.

El AIFA es una obra que ha desenterrado el pasado, pues miles de huesos de animales extintos han sido encontrados bajo su suelo y demuestran el México de hace milenios.  Foto EE: Eric Lugo.

La cantidad de hallazgos paleontológicos que han ocurrido en el terreno donde se construye el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles ha vuelto un tema de actualidad la investigación sobre la interacción humana con especies del Pleistoceno como el mamut.  Foto EE: Eric Lugo.

Por ahora, se presume una interacción de hasta 20,000 años entre seres humanos y especies extintas como el mamut en la región de Santa Lucía. De momento se han hallado restos de más de 480 mamuts, con una antigüedad de entre 30,000 y 11,700 años de antigüedad, y esto sin contar los restos hallados de otros animales prehistóricos como camellos o caballos.  Foto EE: Eric Lugo.

Las obras del AIFA ya vuelan, porque el 10 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador visitó el área para ver aterrizajes de prueba en la pista del nuevo aeropuerto. Entonces participaron las aerolíneas Aeromar, con un avión ATR-72; Viva Aerobús, con un A321neo, y Volaris, que ocupó una aeronave A320. Debe recordarse que esas tres compañías han manifestado su interés en operar en el AIFA cuando éste sea concluido.  Foto EE: Eric Lugo.

El AIFA será parte del Sistema Aéreo Metropolitano de la Ciudad de México, del que hacen parte el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el Aeropuerto de Toluca.  Foto EE: Eric Lugo.

La Terminal AIFA no tiene todo seguro, por ahora, pues después de que la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) anunciara que México fue rebajado de categoría 1 a 2 en el rubro de seguridad aérea, queda en duda si las aerolíneas podrán volar desde el AIFA hacia Estados Unidos en nuevas rutas, un mercado prioritario para todas ellas.  Foto EE: Eric Lugo.

El AIFA también provocó memes, ya que su logo, un tanto saturado de mensajes, desató la burla en redes sociales, porque las autoridades registraron ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) un logo que igual mostraba un mamut, una pista, un avión, una torre de control y franjas que, todo en un extraño conjunto, provocaban dolor de cabeza en el usuario.  Foto EE: Eric Lugo.