La ineficacia e ineptitud en el manejo de recursos provenientes de la Federación para enfrentar la delincuencia y sanear corporaciones policiacas orilló a los mexicanos a gastar 312,000 millones de pesos en seis años para autobrindarse protección.

Tal cifra se desprende de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2012 (Envipe), que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En el apartado Características del Delito , el INEGI detalla que en promedio los mexicanos invierten 52,400 millones de pesos al año para este fin.

Según la evaluación de la encuesta, los mexicanos de todas las clases sociales recurren a medidas de autoprotección, para no ser parte de los 11 millones 810,445 de víctimas que fueron amenazadas con arma de fuego en el 2011.

En ese año, en el país se registraron 22 millones 389,492 delitos del fuero común, de este total 47.7% fue amenazado con armas de fuego y de ese total, 16.8 de los delincuentes armados la utilizó, lesionado o dando muerte a la víctima.

La Envipe ha constatado: No se ha detectado una mejora en el desempeño de las autoridades de seguridad pública y justicia de todo el país (de 2,435 presidencias municipales, 31 estados y un Distrito Federal con 16 delegaciones), con excepción de las tropas de las secretarías de la Defensa Nacional y Marina Armada de México , al mantenerse constante la erogación de gastos en el 2010, el 2011 y, probablemente, repita a fin de año.

De los 22 millones, 389,492 delitos cometidos contra los mexicanos en el 2011 del fuero común, que serían robo y asalto en la calle o transporte público, extorsión, robo total o parcial de vehículo, fraude, amenazas, robo en casa-habitación, robos indistintos, lesiones y otros, son obligación prevenir y atacar por fuerzas públicas de municipios, jefaturas delegaciones, estados y Jefatura de Gobierno.

El INEGI dejó en claro que los delitos como delincuencia organizada, narcotráfico, portación de armas exclusivas del Ejército, tráfico de indocumentados, entre otros, no son susceptibles de medirse en una encuesta de victimización , como las que aplica cada mes o la que ofrece casi a fines de año sobre los ilícitos más recurrentes.

Además de la cifra erogada por los ciudadanos que buscan evitar ser víctimas de delincuencia, el total de los delitos del fuero común tienen un costo económico para el país, según la Envipe es de 211,900 millones de pesos, lo que representa 1.38% del Producto Interno Bruto (PIB), como lo dio a conocer el INEGI la semana pasada.

El Instituto destacó que con los resultados de la encuesta se pueden hacer estimaciones de los costos sobre los delitos más representativos del fuero común, ocurridos durante el 2011 en los hogares y afectó a personas de 18 años y más miembros de los hogares mexicanos.

Estos delitos deben ser atendidos por gobiernos municipales de todo el país, independientemente si hay pueblos que se basan en usos y costumbres’’, en urbes de los 31 estados de la República, así como jefaturas delegacionales en la ciudad de México, las cuales cuentan con sus corporaciones policiacas, tanto para la prevención como de procuración de justicia.

rtorres@eleconomista.com.mx