Las filas inician cuando aún no amanece y continúan ahí cuando ya acabó la jornada. Sólo un: “ya no hay fichas, vuelvan mañana” aleja —no sin recibir reclamos— a las decenas de personas que, a un día de que venza el plazo para renovar credenciales se apostaron en los módulos del Instituto Nacional Electoral (INE).

De acuerdo con las estimaciones del INE, en la última semana han recibido más de 200,000 trámites por día. La cifra no parece desproporcionada cuando se recorren algunas instalaciones del INE resguardadas todos los minutos del día por cientos de personas.

En un recorrido hecho por este diario, se visitaron los módulos, uno ubicado en avenida Aztecas 270, colonia Los Reyes, otro más en Calzada de las Bombas 128, en Coapa, ambos en la delegación Coyoacán; y otro en avenida Tlalpan 757, casi esquina con Xola, en la Colonia Álamos, en Benito Juárez.

La espera previa es la que va de tres a seis horas, según testimonios de diversas personas. “Llegué desde las 5 de la mañana”. Esa frase es constante en el módulo de avenida Tlalpan, donde se inició el recorrido.

En efecto, alrededor de las 5 de la mañana de este martes ya había gente esperando la apertura del módulo, respuesta que se da pasadas las 8, cuando inicia el reparto de fichas para las primeras 80 personas que buscan hacer el trámite. Atrás se quedan en pausa el resto, que también madrugaron, pero no lo suficiente como para pasar en el primer grupo.

En tandas de 80 personas se revisa la documentación y se procede a realizar el trámite.

Algunos, formados más de dos horas antes de que abriera el módulo, fueron regresados a la cola por no llevar todos sus documentos. Fue el caso de Patricia Plata, quien llegó alrededor de la 5:30 de la mañana, pero no llevó comprobante de domicilio, tampoco a dos testigos que acreditaran que vive en la delegación Benito Juárez.

Habló con las personas en la fila para que le respetaran su lugar y así lo hicieron, incluso pidió hablar con el encargado del módulo ubicado en Tlalpan, pero le negaron que se pudiera hacer algo, a pesar de que aseguró que sus testigos estaban por llegar.

Ante la desesperación, un par de personas más, también residentes de la Benito Juárez, le ofrecen ser sus testigos, una ya viene para ayudar en el trámite a alguien más y otra en particular es otra joven que está dos lugares adelante que presenta una cédula profesional para ayudarla. El servicio le fue negado.

Se mezclan quienes se formaron por tres, cuatro, cinco horas con quienes previamente sacaron sus citas a través del sistema del INE y realizaron su trámite a lo mucho en media hora, con la espera incluida. Y, en efecto, por lo menos en los módulos de Benito Juárez y Coyoacán, todo queda listo en alrededor de cinco minutos.

En el módulo de las Bombas, un grupo de personas se queja porque alrededor de las 7 de la mañana les dejaron de dar fichas, “regresen mañana y revisen que traigan su documentación correcta, el servicio por hoy ya acabó”, dice el funcionario con chaleco negro.

Hoy, lo informaron en conferencia de prensa las autoridades electorales semanas atrás, es el último día para tramitar un cambio de domicilio o darse de alta en el Registro Federal de Electores, lo cual lleva a obtener, finalmente, la credencial para votar.