Guadalajara, Jal. Las personas asesinadas, cuyos cadáveres fueron localizados en dos vehículos el 9 de mayo, así como las 12 personas secuestradas que escaparon de sus captores fueron escogidas al azar.

Así lo reconoció quien es señalado como uno de los autores materiales del multihomicidio, Juan Carlos Antonio, identificado como uno de los líderes de Los Zetas en la región.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Jalisco lo detuvieron en Tala, cuando circulaba en una camioneta en la cabecera municipal.

En su declaración confirmó que la orden del secuestro y asesinato provino de un individuo al que solamente identificó como R2 o Fernando.

Aseguró que César Alejandro Rodríguez, de 20 años, y otros de los detenidos habían participado en cuando menos cinco plagios y que retiraron dinero de la tarjeta de una víctima.

Explicó que el plan original era dejar los cadáveres cerca de Arcos del Milenio, como en noviembre, pero la policía estatal ya los había detectado.

También capturaron a Ramón Parada, de 44 años, quien cuenta con antecedentes penales por delitos contra la salud. Milton Eribaldo Castro, de 21 años, y Héctor Manuel López, de 31 años, con antecedentes penales por delitos contra la salud, en su modalidad de posesión de marihuana y robo a negocio.

Al ser interrogados, aceptaron su participación en el secuestro de varias personas en la comunidad de Ahuisculco, en el municipio de Tala.

La Procuraduría estatal dio a conocer la identidad de otros dos sospechosos del crimen, a quienes identificó como Ángel Rosales y Armando Rafael Piñeiro.

Este grupo, informaron, estaría a las órdenes de Miguel Ángel Treviño y su hermano Omar, quienes -afirmaron las autoridades- perpetran los asesinatos en venganza de las muertes de Nuevo Laredo atribuidas al Cártel de Sinaloa.

Mientras tanto, nueve de los cuerpos ya fueron identificados: Carlos Jesús Martínez, estudiante del quinto semestre de Ingeniería, y David Martínez, recién egresado de la preparatoria; ambos estaban en una tienda ubicada en la carretera que conduce a Ajijic cuando fueron privados de su libertad. Los meseros Juan Luis Sandoval, Miguel Ángel Mata y Jonathan Daniel Martínez, originarios de Chapala.

Huberto Zenteno y Julio César Arana, originarios de San Luis Soyatlán.

Abel Paz, maestro de baile en una escuela primaria. Elías Flores, albañil plagiado cuando salía de trabajar en Ajijic, junto con un familiar que logró escapar.

En la Procuraduría estatal aún existen 34 actas de desaparición de personas, que podrían estar relacionadas con este hecho.

[email protected]