La “vena política” de Emilio Lozoya Austin se remonta al menos al abuelo, Jesús Lozoya Solís, quien fue gobernador interino de Chihuahua.

El médico militar nacido en Parral, en 1910, fue gobernador de 1955 a 1956, cuando lo sucedió en el cargo Teófilo Borunda. En el Ejército ascendió hasta general brigadier y también fue director de la Escuela Médico Militar. Además, era un médico pediatra reconocido. Fue un destacado político priista.

El padre del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Thalmann siguió los pasos de su padre en el partido, aunque superó a su progenitor en cuanto a sus relaciones de poder.

Lozoya Thalmann siempre se le identificó en el grupo político del expresidente Carlos Salinas de Gortari (CSG). De hecho, fueron compañeros de carrera en la Facultad de Economía de la UNAM. A ellos, junto con el exregente capitalino Manuel Camacho Solís, los conocían como los Toficos, porque en ese tiempo había una golosina que así se llamaba y su eslogan de publicidad era “Toficos, humm... ¡Qué ricos!”.

De aquella generación, y también cercanos a Salinas de Gortari, eran José Francisco Ruiz Massieu, Alberto Anaya y Hugo Andrés Araujo.

Lozoya Thalmann estudió una maestría en Administración de Empresas en la Universidad de Columbia, Estados Unidos, y otra en Administración Pública en la UNAM.

Durante el gobierno del presidente Miguel de la Madrid Hurtado (MMH) fue subsecretario de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Luego, el presidente Salinas lo nombró director del ISSSTE y posteriormente secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal.

Lozoya Austin es del grupo de itamitas que se incorporaron primero a la campaña y luego al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, pero su fama como ejecutivo de negocios viene de tiempo atrás, cuanto trabajó como oficial de inversiones de la Corporación Interamericana de Inversiones del BID, en el Banco de México y cuando estuvo al frente de varios fondos de inversión a escala global, así como por su desempeño como jefe para América Latina en el Foro Económico Mundial. Ahí fue enlace con líderes políticos y empresariales de la región.

En la campaña del 2012, se sumó al equipo de Peña Nieto como encargado de asuntos internacionales y luego fue nombrado director general de Pemex. De ahí vienen las acusaciones que ahora lo mantienen privado de su libertad y señalados a otros integrantes de la familia en presuntos actos ilegales relacionados con el ahora exfuncionario inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública.

La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda habría documentado transferencias bancarias que empresas relacionadas con el exdirector de Pemex realizaron hacia empresas vinculadas con su madre Gilda Margarita Austin y Solís, y con su hermana Gilda Lozoya Austin.

[email protected]