París. Mi liberación es una gran victoria también para los mexicanos (...). Mi caso no es único , declaró la francesa Florence Cassez al llegar el jueves a París, donde fue recibida por representantes del gobierno, allegados y periodistas en el fin de una batalla judicial y diplomática.

En México, todo el mundo sabe que esto es cotidiano y espero que éste sea un antecedente que ayude a otros , dijo en conferencia en el aeropuerto, junto con el canciller francés Laurent Fabius.

México está viviendo grandes cambios con el mandato del presidente Peña Nieto. Su llegada ayudó a que yo tenga un proceso equitativo. Esto es bueno también para México... , aseguró.

Sin mencionar nombres de los funcionarios del sexenio pasado, acusó al gobierno anterior de actuar en su contra. Contra mí había solamente un pequeño grupo de personas, que lamentablemente tuvieron el poder durante seis años y el poder al más alto nivel. Ahora el gobierno ha cambiado (...) Distingo claramente entre el pueblo mexicano que he conocido, que me ha apoyado, y el puñado de gente que estaba contra mí y que tramó todo .

Al preguntarle si comprendía las reacciones negativas a su liberación de las familias de víctimas de secuestros, Cassez respondió: Ayudar a las víctimas es poner a los verdaderos culpables en la cárcel. Es ahí donde empieza el respeto a las víctimas , manifestó. La francesa rindió homenaje a las presas con las que compartió la cárcel y a los mexicanos que la respaldaron. Conocí lo peor y lo mejor de México. Llevo siete años en la cárcel con gente formidable, con compañeras que me han dado amor, apoyo, y muchos mexicanos que me han ayudado , dijo en español.

Fabius rindió homenaje a los jueces que tomaron la decisión y elogió a la democracia mexicana. Esto quiere decir que hay jueces que son muy valientes y que han actuado con total independencia y demostró que México es una gran democracia , declaró.