Uno de los principales líderes de las autodefensas mexicanas en la convulsa región de Michoacán, Hipólito Mora, dijo el sábado a la AFP que fue internado en un hospital de la Ciudad de México tras sufrir un mal cardiaco.

Hipólito Mora, líder de la autodefensa de la comunidad de La Ruana, dijo vía telefónica que fue trasladado al estatal Instituto Nacional de Cardiología en la capital mexicana por "una fallita en el corazón", pero que este sábado fue dado de alta y regresará en una aeronave a la región de Tierra Caliente, en Michoacán.

El miliciano se limitó a informar que se encuentra en buen estado de salud y que guardará reposo en su casa de La Ruana, sin especificar qué tipo de afección cardíaca sufrió y cuándo.

Mora encabezó en febrero de 2013 la sublevación en La Ruana (10.000 habitantes) de un grupo de civiles armados contra los integrantes del cártel de los Caballeros Templarios, a los que acusan de extorsionar a la población e imponer el terror a base de secuestros y asesinatos.

Junto con Juan Manuel Mireles, líder de la autodefensa del municipio de Teplacatepec, fue el fundador del movimiento de autodefensas.

Mireles, quien había sido el líder más visible del movimiento, sufrió el 4 de enero pasado un accidente aéreo cuando se trasladaba de la ciudad de Guadalajara a La Huacana, una de las comunidades tomadas por las autodefensas en Tierra Caliente.

En el accidente, en el que una persona murió y tres más quedaron lesionadas, Mireles resultó gravemente herido, con fracturas de cráneo, mandíbula y costillas.

Mireles fue trasladado a un hospital de la capital, en donde permaneció en terapia intensiva unos días y luego salió hacia un lugar desconocido.

El jefe de la autodefensa de Tepalcatepec reapareció el lunes pasado en un video transmitido por el noticiero nocturno de Televisa, diciendo que aceptaba el pedido del gobierno de replegarse, pero luego hizo otras declaraciones en las que negó haber pedido a sus compañeros que se desarmen.

En los últimos meses, las autodefensas han tomado por las armas comunidades de una veintena de municipios de Michoacán. Ante el recrudecimiento de los enfrentamientos el gobierno desplegó el lunes un fuerte operativo para asumir la seguridad de la región michoacana de Tierra Caliente, incluido el centro de Apatzingán, donde situó a unos 2.000 uniformados.

Los milicianos se han negado a entregar las armas y el viernes tomaron un nuevo pueblo en el municipio de Apatzigan, principal bastión de los Caballeros Templarios.

JSO