Este 29 de marzo se inauguró oficialmente el Foro Generación Igualdad en la Ciudad de México, la iniciativa impulsada por la ONU Mujeres, colectivos y organizaciones civiles. Este proyecto se enfoca en concentrar esfuerzos en todos los agentes de la sociedad para que las mujeres y niñas gocen efectivamente de sus derechos y tengan igualdad de oportunidades que sus pares hombres. 

Si bien es importante resaltar los pequeños pasos avanzados, todavía queda un largo camino por recorrer en términos de género; "todavía nos quedan grandes retos en el objetivo común de construir un mundo en donde las mujeres, en nuestra diversidad, ejerzamos plenamente nuestros derechos, tengamos las mismas oportunidades y donde ninguna se quede atrás", dijo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. 

La perspectiva de igualdad es fundamental para erradicar la violencia contra mujeres y niñas en cualquier expresión. La acción conjunta que promueve este foro busca integrar a la población femenina y ponerla en el centro para enfrentar la problemática de la violencia y desigualdad, especialmente en este contexto de crisis global. 

Durante su intervención, Elvira Pablo, representante de la Fuerza Tarea de Jóvenes, destacó una de las demandas urgentes de la lucha feminista: la erradicación de la violencia feminicida. "Nos preocupa muchísimo la violencia de género y los feminicidios, es una realidad alarmante en nuestro país, en la región y en el mundo. Las niñas deberían estar cargando sueños y no ataúdes", dijo. 

En México son asesinadas en promedio 10 mujeres cada día, cerca del 70% de las mujeres han sido víctimas de algún tipo de violencia, sólo dos estados garantizan los derechos reproductivos de las mujeres, ni siquiera el 30% de los líderes y directores de empresas son mujeres, alrededor del 70% de las labores domésticas y de cuidados no remuneradas las realizan sólo mujeres y las brechas salariales alcanzan hasta un 25 por ciento. 

"La igualdad entre hombres y mujeres no es negociable", dijo el presidente de Francia durante su participación, en este proyecto que tendrá como sedes a la Ciudad de México y París. Los derechos de las mujeres y niñas, son derechos humanos y por tanto son universales, comentó.

También participó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, enfatizando en cómo la pandemia profundizó las problemáticas de violencia y desigualdad en el país, "la Covid-19 ha destrozado la vida de millones de mujeres", dijo.

Con la Covid-19 se observaron cambios negativos en el mercado laboral y económico, amenazando los avances de décadas en materia de igualdad entre mujeres y hombres. Las encuestas levantadas por el Inegi durante la pandemia muestran que las mujeres fueron expulsadas con mayor fuerza del mercado laboral, la sobrecarga de trabajo en el hogar las impactó de manera desproporcional, la violencia contra niñas y mujeres dentro de los hogares tocó máximos históricos y aún con el confinamiento la tasa de feminicidios se mantiene en niveles muy altos. 

Adicionalmente las mujeres ocupan mayoría en los sectores de primera línea de atención a la Covid-19: el sector médico, el sector de alimentos y el sector de cuidados a terceros.

La emergencia sanitaria evidenció la vulnerabilidad de la población femenina y quedó también expuesta la estructura que reproduce y normaliza que las mujeres no estén en igualdad de condiciones que sus pares hombres. Las representantes de la sociedad civil y las representantes de la ONU coincidieron en que la igualdad debe estar al centro de todas las políticas.